Lo que Dios nos envía y avisos

Muy estimados/as en el amor a Jesucristo.

Aquí les dejamos un fragmento y link a un post de hace unos años, que nos parece oportuno al tenor de algunas consultas recibidas por correo.

Debajo, van las instrucciones para reservar sitio en el “Retiro del Peregrino Ruso” (a distancia o presencial). Un saludo para todos invocando el Santo Nombre de Jesús.

Lo que Dios nos envía

Ultimamente me hago la siguiente pregunta ¿que soy yo capaz de hacer por amor a Dios? Quizás en eso este la clave para ir reorganizando mi vida, mis actitudes…

Estimado hermano, como siempre es un gusto escribirte.

Somos muy imperfectos y nos resulta difícil purificar el corazón. A medida que avanzamos en la práctica de la oración de Jesús vamos creciendo en auto conciencia y empezamos a darnos cuenta de muchas cuestiones de nuestra vida interior, entre ellas, las motivaciones de algunos de nuestros actos.

Actuar por amor a Dios solo y no por algún interés o beneficio personal parece algo muy cercano a la santidad. A mi me han aconsejado poner la atención en “ir depurando”, en un ir mejorando las motivaciones; atendiendo a un proceso que lleva toda la vida, en donde trataríamos de ir expandiendo nuestros afectos, abarcando cada vez más personas, tratando de ver en ellas los diferentes rostros de Cristo, para que de esa manera aprendamos a amar a Dios.

Fíjate como a uno le resulta fácil ayudar a los padres, a los hijos, a los amigos y como se nos va dificultando a medida que esos tales empiezan a ser desconocidos. Esto nos sucede porque los “seres queridos” resultan ser cuasi extensiones de nosotros mismos y ayudarlos es parte de nuestro amor propio…

Aquí el texto completo

Acerca de las reservas para el retiro

Publicado en Actualidad, Noticias, Textos ya publicados | Etiquetado , , | 1 Comentario

Saborear las Escrituras

Una práctica común de los primeros padres del desierto era la memorización de la sagrada escritura o al menos de los evangelios.

En aquellos consagrados, que apartados totalmente del mundo solo remitían al silencio, la soledad y la oración continua del corazón, el estudio de los sagrados textos era un descanso, una labor casi de esparcimiento.

Tiene sentido hoy ejercitarse en alguna tarea similar? Sé que usted suele aconsejar eso a algunos hermanos.

Hoy en día como antiguamente; la recitación, la incorporación memoriosa o la simple lectura de los textos inspirados, tiene el sentido de tomar contacto con eso que lo divino quiso hacer llegar hasta nosotros. Es el mensaje puro de Dios para cada quién.

La Palabra devela un significado personal al que la lee con unción y afecto entrañable, esto va más allá de cualquier exégesis o interpretación erudita que pueda hacerse de ella.

Por otra parte, si se pretende educar la mente para que se aficione a la oración continua, nada mejor que la recitación de los evangelios para evitar la divagación, la curiosidad permanente y ese deambular de los pensamientos en torno a cualquier viento.

Actualmente hay quien se ayuda escuchando una grabación varias veces al día o durante actividades rutinarias que no requieren particular atención. Muy lejos de la falta de respeto, es una manifestación del propósito firme de vivir para Dios y según su mensaje.

La memorización además, permite una particular forma de interiorización de la Palabra. Para recitar el evangelio de memoria hace falta leerlo muchas veces y con atención y mejor si en voz audible en ocasiones de intimidad personal. Este escuchar a Dios, este saborear su palabra con fruición transforma a la persona.

El valor de la sagrada escritura no esta solo en su significado, sino que desde su origen es vehículo privilegiado de la gracia. Encarnar los evangelios en la propia conducta como todos sabemos no es nada fácil. Empezar por un conocimiento acabado del mensaje de Jesús es un buen comienzo.

Aunque uno no tenga tiempo, aunque lleve años, es una tarea digna de emprenderse. Un versículo diario o menos aún, hace que la tarea se vuelva posible incluso en medio del agitado ritmo de actividad que impone el mundo de hoy.

Aunque vale recordar, que aunque el mundo imponga su frenesí, son nuestras propias ansias, deseos y expectativas los que abren la puerta “al mundo”.

Texto propio del blog

Publicado en del Hno. Esteban de Emaús | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Unos pocos fundamentos (Audio)

Audio con el post original “Unos pocos fundamentos”

Muy estimados/as en Cristo Jesús.

Agradecemos la incorporación de dos nuevos participantes femeninos al equipo de Hesiquia Blog; una de ellas es quién da voz al audio que hemos subido hoy. La otra hermana se encuentra revisando links archivados para corregir y volver a subir. Estamos muy agradecidos.

Durante la semana entrante informaremos acerca de las inscripciones al retiro del Peregrino ruso en ambas modalidades (presencial y a distancia por Streaming).

Los saludamos invocando el Santo Nombre de Jesús.

Publicado en Audios, del Hno. Esteban de Emaús, Desde la Ermita | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El idioma de Dios

Me asombró siempre, desde que le conocí, ese estarse quieto tan tranquilo y sin esfuerzo en que habitualmente se encontraba. No le pasaba como a la mayoría de las personas; en él no había agitación corporal que denotara inquietud mental.

Las primeras veces me resultaba incómodo el silencio juntos. No movía las piernas, no se rascaba algún difuso picor en la cara, no se limpiaba la garganta con fingida carraspera, ni siquiera decía esas cosas mínimas de ocasión, como el “Así es… ” o “Que se le va a hacer…” a los que yo estaba acostumbrado en mi ambiente familiar.

Incluso, por lo general, la gente alterna la mirada entre distintos puntos de la habitación, una manera de estarse haciendo algo en medio de la nada, como si mediante esa actividad se evidenciara algún tipo de reflexión sesuda o interesante.

Pero con V. nada de esto sucedía. Era una presencia intensa pero silente. Su ánimo se sentía cordial y su persona emanaba una suave calidez propia de la gente buena. Su talante parecía decir -según mi personal traducción, claro está- “Todo es como debe ser ahora y todo irá mejor en el futuro”.

Así surgían gratas conversaciones y afloraban desde mi alma preguntas que ni había pensado momentos antes. El mismo estado de calma, hacía posible una lucidez en la que los problemas se aclaraban y mostraban en sí mismos la solución correcta.

Alguna vez lo había dicho de ese mismo modo: “Toda situación tiene escondida la solución. Lo que se necesita es mirar con la actitud de quien mira algo que sabe escrito en el idioma de Dios. Los acontecimientos son su revelación cotidiana para cada uno”.

“Esto se sabe sin pensar, ese idioma se interpreta con el corazón. Uno sabe en la intimidad del silencio interior… allí el significado de los hechos se nos revela sin forzamiento ni parcialidad”.

¿Cómo hacer para llegar a ese lugar donde uno ve claramente los significados? Recuerdo que le pregunté con palabras similares y algo impulsivamente.

Uno tiene que estar dispuesto a que Dios lo transforme por completo, si fuera el caso. Uno no puede entablar este diálogo hecho de sucesos sin apertura a la metanoia, a dejarse arrasar por la gracia si es lo que se precisa. Si uno quiere conservar sus parcelas de egoísmo, se le va a arruinar la quinta”.

Todavía no dimensiono cuanto me transformó mi relación con él y aunque ha pasado mucho tiempo ya, su imagen y el recuerdo de su voz me aparece más vivo que cosas ocurridas hace poco…

Continúa…

Texto propio del blog

Publicado en La muerte del corazón, Nuevo libro | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

Carta 5 – Aspectos varios – Audio

Del libro “La oración de Jesús, iniciación a la práctica”

Texto del Hno. Esteban de Emaús

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Descansar en Dios

Cuando uno ha pasado alguna etapa difícil, un poco alejado de la espiritualidad que se había planteado, tal vez un poco olvidado de Dios, atareado en muchas cosas rápidas y del día a día… o si uno ha estado particularmente confuso, crispado, con problemas varios; lo mejor es hacer borrón y cuenta nueva.

No someterse a exhaustivos recuentos de males y bienes, como si tuviera que hacerse el debe y el haber de un registro contable. Lo mejor es hacer con el alma lo que suele hacerse con el cuerpo fatigado y exhausto: Respirar hondo y tranquilo varias veces, pegarse un buen baño, comer despacio cosas livianas y nutritivas y sentarse al fresco ante la mejor vista posible de la que uno disponga.

Uno deja el equipaje, se cambia las ropas gastadas, se pone fresco, toma algo tonificante… llevar esta analogía al alma.

Dejar las consideraciones sobre lo hecho, al menos por el momento. Suele suceder que haciendo recuentos, terminamos enredados nuevamente en los pensamientos que trajeron las distracciones. Situarse en el momento actual y centrarse en muy poco.

La oración de Jesús o una oración de nuestro agrado que sea simple, corta y que coincida con el sentimiento que tenemos. Y aferrar la mente a ella. Pero no con violencia o tensión, sino como invitando a los pensamientos a reunirse en torno a ese fuego cálido y suave de la oración interior.

Atender a que si respiramos profundo y suave, también se aquieta la inquietud mental y a la inversa. No hay prisa, tranquilo, lo esencial no son muchas cosas. El Señor sabe lo que sucede en ti. Descansa. Recuéstate en Su seno, como hacíamos cuando pequeños en el regazo de nuestra madre.

Reencontrarse con la intención más íntima de uno, que no es otra que la de todos: Que todo salga bien, que no haya sufrimiento, hacer lo mejor posible, liberarse del miedo… que todos estén mejor. Entregarle ese anhelo a Dios. Él lo sabe, pero uno lo entrega igual, como si fuera una ofrenda cariñosa.

Aquí tienes Señor de los cielos, vida del corazón..! Permanezco atento a la brisa y a los grillos que acunan la noche naciente.

Texto propio del blog.

Publicado en del Hno. Esteban de Emaús, Reflexiones | Etiquetado , , , , | 11 comentarios

Iconografía

Del libro “Desde la ermita”

Muy estimados y estimadas en Cristo Jesús dos pedidos y un aviso que hacerles:

  1. Si alguien conoce al administrador actual del blog de la Fraternidad Monástica Virtual por favor díganle que se comunique con el mail del blog que necesitamos escribirle.
  2. Si alguien desea participar en el equipo del blog (por ejemplo hace falta mucha labor en grabar audios, en repasar páginas antiguas para corregir links que están obsoletos y tareas de corresponsalía etc. por favor escribir también al mail del blog.
  3. En breve se comunicará la info sobre el retiro de diciembre sobre el peregrino ruso. Estamos terminando de definir locación en base al número de inscriptos presenciales.

Muchas gracias, saludos fraternos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado , , | 4 comentarios

Concentrarse con simpleza en poco.

Estimada hermana en el amor a Jesucristo.

Una cosa es importante: Concentrarse con simpleza en poco. La dispersión es el enemigo de la oración y sin oración profunda y verdadera, no se abre la puerta del corazón más interior, esa ermita secreta donde habita Cristo y todas las gracias.
Le sugiero atenerse a dos parámetros o criterios de autoevaluación, más allá y aparte de lo que usted haga en el sacramento de la reconciliación.


El primer criterio es el del contento diario. Si esta de buen ánimo, es porque se siente hija de Dios, se siente confiada a Su providencia y voluntad que actúa en todo y en todos y deja todo el peso de sus cargas (afectivas, laborales, anímicas, mentales y corporales) en manos del Señor.

Si en cambio esta preocupada, con el ánimo amargo o el fastidio es el fondo desde el cual actúa… no busque las razones en lo que ocurre fuera, la única verdad es la falta de fe y de entrega a la voluntad del Señor que debe ser plena como persona consagrada.

Asumir esto, no buscar otras razones y pedir la fe absoluta, la entrega que tienen los lirios del campo, (Mt. 6, 26-33) e implorar el don del abandono en Dios, el cual si me permite, es para mí la gracia más grande que puede recibirse en este mundo.


El segundo criterio es el de la tranquilidad o parsimonia (palabra antigua pero clara). Si hay prisa en mi acción, si estando en esto noto que ya quisiera estar en aquello otro que sigue luego… se hace evidente que no estoy percibiendo la sagrada presencia del Señor. Porque Él está en todos los momentos por igual y en todas las actividades que cubre con Su gracia inefable. En todo caso, soy yo quién no es capaz de ver esa presencia y de sentir esa gracia, en ciertos lugares y ciertas actividades… ¿No es verdad?


Así es hermana, que le pido que atienda a estos dos puntos que pueden servirle para atenderse a si misma en todo momento. Esto contribuirá enormemente a la oración de Jesús que ud. practique personalmente. Verá como rápidamente la mente comienza a tranquilizarse y a hacerle más fácil la concentración.

No coma demasiado nunca, usted ya lo sabe, pero no es bueno cargar mucho el cuerpo si uno quiere elevar el espíritu a Dios. Siempre la norma de lo moderado si le es posible.
Repita la oración de Jesús con particular fuerza apenas despierte, al darse cuenta nomás que está despertando y del mismo modo al irse durmiendo. Esto le marcará la tónica del día y de la noche. Sea enfática y fervorosa especialmente en esos momentos. Utilice la frase que le sea más afín a su sentimiento y no la modifique a menudo.

Durante el día, en lugar de divagar, repita mentalmente la oración y, cuando descubra que la ha dejado para imaginar o dialogar con usted misma, vuelva a la oración sin demora, dejando ignorados los pensamientos que ocurrían, lo mismo que se desatiende a las nubes que pasan en el cielo.
Finalmente, le recomiendo el breve librito, “La presencia de Dios” del Hermano Lorenzo que ya debe conocer.

Le mando un saludo fraterno, invocando a Jesucristo.

de intercambios por mail

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Amar a Dios con todo el corazón

Estimada Hermana, le saludo invocando a Jesucristo.

Lo que me cuenta, ese deseo de amar a Dios con todo el corazón, con todas las fuerzas, con toda la mente y el alma, es Gracia pura extedida sobre usted a modo de un manto. Igualmente, el haber encontrado la oración de Jesús y haberla tomado como suya.


Sin embargo, necesitamos responder con nuestra conducta de modo coherente a la Gracia que se nos da. De otro modo podemos quedar estancados en nuestros progresos, no por castigo ni nada parecido, sino porque dejamos de abrirnos enteramente a Ella.


Los pensamientos que nos acosan durante la oración se deben a nuestras muchas preocupaciones, dudas, conflictos etc. que abundan durante el día y que afloran más nítidos al intentar silenciarnos. A su vez, nuestras muchas preocupaciones, se deben a nuestra falta de fe y confianza en Dios, por más que nos cueste admitirlo.


No sabe acaso El Señor lo que necesitamos? ¿No es que hasta los cabellos de nuestra cabeza están contados? ¿No debemos seguir el ejemplo de los lirios del campo que no se preocupan del mañana? Usted conoce La Biblia y sabe que citas similares aparecen por doquier en el AT y en el Nuevo testamento.

Eso es todo hermana. Es nuestra fe la que flaquea o la que no se profundiza y con ello aparecen los sentimientos de soledad y separación, nos sentimos ajenos en medio de lo Creado; vemos allá al mundo y aquí a nosotros, expuestos al peligro, a que las cosas salgan mal, a merced de innumerables males.


Solo la entrega y el abandono a la voluntad divina, el dejarle a Él todas las cruces de nuestra vida y descansar en Su providencia enteramente, puede otorgarnos la paz que anhelamos. Cuando esta surge, las dificultades para orar disminuyen porque tenemos menos pensamientos. ¿Para qué surgirían si todo lo resuelve El Señor por nosotros?


Suele aparecer la pregunta: ¿Es que entonces no hemos de hacer nada? ¿Es que debemos rehuir a nuestras tareas y obligaciones? En absoluto. Debemos actuar lo más eficazmente posible dentro de nuestras posibilidades, en todas las responsabilidades que nos han tocado o hemos elegido; pero sabiendo que los resultados de nuestra acción están en las manos de Dios.

Es preciso convencerse de esto y sino, pedir al Señor las evidencias de esta verdad que es en realidad muy clara. A veces, hacemos todo como es debido y sin embargo los resultados difieren de lo querido por nosotros. Suelen pasar meses o años, hasta que caemos en cuenta de que fue mucho mejor como El Señor dispuso que como nosotros anhelábamos. ¿No es verdad?

Seguro usted lo ha vivido. Le recomiendo que al empezar el día y al terminarlo, dedique unos minutos a orar con sentimiento al Señor, volcando en Él todo el fardo de sus preocupaciones. Durante el día, cada vez que se note preocupada o no contenta del todo, sepa que es debido a la falta de fe, no busque otra causa y pida con fervor una fe íntegra y profunda. Una fe que no ceda ante nada, que no se amilane ante la adversidad.

Estimada Hermana, le saludo con afecto fraterno,

invocando el Santo Nombre de Jesús.

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

Cartas 3 y 4 del libro “La oración de Jesús”

Carta 3 del libro “La oración de Jesús”
Carta 4 del libro “La oración de Jesús”
Publicado en Audios, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Retiro del Peregrino Ruso

Estimados hermanos y hermanas de la oración de Jesús.

El día 2 de diciembre del presente año dará comienzo un retiro de 3 días intensivo acerca de la oración de Jesús, guiados por el texto de nuestro muy querido Peregrino Ruso.

El mismo se desarrollará de modo presencial en las sierras de Córdoba – Argentina (hay dos locaciones previstas, falta confirmar según el número de inscriptos) y existirá la posibilidad de participar a distancia siguiendo por streaming el desarrollo del mismo.

Si bien faltan 75 días, les pedimos se anoten con tiempo para organizar los varios asuntos que implica un encuentro de este tipo. Escribir al correo del blog, poniendo en el asunto: “Retiro del peregrino Ruso” – Presencial o a distancia según sea el caso y a vuelta de correo les iremos dando las especificaciones.

Los dejamos con el enlace a uno de los días de aquél ejercicio que hiciéramos en 2012 con una modalidad distinta, pero que es un buen recuerdo para nosotros. Quién haya realizado aquél no encontrará en este una repetición ya que la metódica a seguir será diferente.

Haz click aquí

Publicado en Actualidad, Ejercicio espiritual | 14 comentarios

Interiorizarse

Estimada hermana, le saludo invocando a Jesucristo.

Hay que convencerse: siempre habrá esto o lo otro por hacer en el mundo; la casa, la familia, la vecindad, la parroquia, los requerimientos habituales tales como pagar, comprar, trámites etc.

Lo que hay que hacer es interiorizarse en medio de las actividades, las cuales por supuesto, deben ser reducidas a lo mínimo que se pueda, si la vocación de uno es contemplativa.

Recuerde esto: aquello a lo que le damos atención, crece. La atención incluso, es muchas veces el vehículo de la gracia divina. Por eso, hay que poner todo el interés, el amor que podamos encontrar en nosotros en solidificar la vida de oración, esto es el contacto íntimo con Dios, para que lo que vayamos haciendo con el cuerpo y la mente, (las actividades todas) no nos separe de la conciencia de hijos de Dios.

De hecho, sucede muchas veces, que aunque creemos que lo más importante para nosotros es Dios, nuestra conducta muestra que lo son otras cosas, ya que nuestra acción y nuestra atención (preocupación etc.) permanece en otros temas.

Hay que recordar, que todo lo que aquí consigamos, se perderá por completo el día en que dejemos este mundo para ir al otro. Por lo tanto, lo de allá (lo celestial) es lo que más hay que cultivar. Y lo celestial no es solo el Paraíso, como morada futura, sino nuestro estado presente ya aqui, del que muchas veces permanecemos ignorantes.

Así es que no se trata de no hacer lo que nos pide el deber de estado, sino estar atentos a medir lo que nos compete de lo que no y que podemos prescindir (en cuanto a las actividades exteriores) y de hacer lo que nos toca (que nos manda Dios por los acontecimientos) atentos a Su presencia o a la oración interior.

Porque si contamos con Su ayuda, si confiamos en Su voluntad que todo lo abarca; estas actividades serán hechas con bien y además tranquilamente, sin agitación ni ansiedad.

Lo que nos saca de la ermita interior, no es el hecho en sí, sino estas inquietudes que derivan de la falta de abandono en la voluntad del Señor.

Te mando un saludo de hermanos en el amor de Cristo.

 

Publicado en Audios, Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

La mente vagabunda. (Audio)

Estimados hermanas y hermanos en el amor a Jesucristo:

Aquí les dejamos el primero de una serie de grabaciones que haremos, en base a los libros del blog y a los posteos que nos vayan pareciendo útiles sobre La Oración de Jesús.

Es apenas una prosducción casera de uno de los miembros del equipo, veremos de mejorar a futuro la calidad de sonido y otras cuestiones.

La idea surge ya que la experiencia de escuchar cuestiones espirituales mientras se hacen otras actividades , puede mantener a la mente centrada en torno a temas que sirvan a la elevación espiritual.

Un saludo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

 

Publicado en Audios, Extractos de Sabiduría | Etiquetado , , , | 5 comentarios

Algunas respuestas V

Lourdes dijo:

Queridos hermanos en El Santo Nombre de Jesús. Paz y bién.
La perseverancia en la invocación del Nombre sólo es posible por la intervención del Espiritu Santo, però és posible sin un guia espiritual que te acompañe? porque es dificil encontrar a alguién en la ciudad donde vivo.
Cambiar de invocación a menudo, aunque contenga el Santo Nombre,es aconsejable?

Muchas gracias y que nuestro Señor Jesucristo os bendiga y os guarde siempre.Amén.
Lourdes.

Estimada hermana Lourdes, le saludo invocando el Santo Nombre de Jesús.

Sin duda alguna, un guía espiritual, que oriente en base a sus experiencias personales de oración y no por mera erudición, es necesario.

Sin embargo, a falta de este, el mismo Espíritu Santo se encarga (existiendo en uno el fuerte deseo de orar sin cesar), de ir orientando hacia acontecimientos que sirvan de guía.

Puede ser algún libro, una homilía, un comentario de alguien… pero sobre todo, es preciso atender a las mociones interiores, a esos pequeños movimientos del sentimiento, silentes pero certeros, que nos dicen con una nítida frescura, por donde nos llama El Señor al corazón.

Cuando esta sugerencia que llega al alma es escuchada, se siente una alegría sin objeto, un cierto gozo que no tiene que ver con nada especial. Ese es un indicador muy adecuado de lo que hemos de hacer y, en ese sentido, sirve como guia espiritual.

De todos modos, una regla no falla: Ante cualquier duda, invocar a Dios y ponerse realmente en Sus manos. La providencia sabe llevarnos donde conviene y del modo que es mejor.

Finalmente, no es aconsejable cambiar la invocación a menudo. Suele ser obra de la mente que en su vagabundeo busca el cambio como estímulo para producirse sensaciones.

Le saludo fraternalmente, invocando el Nombre de Jesús.

Ernestina dijo:

Quisiera saber un poco más sobre el momento en que se pierde ya el nombre de Jesús y queda sólo la respiración o latido sin nombre. Gracias

Estimada hermana, le saludo invocando a Jesucristo.

Dicho momento, que a veces se hace un modo de ser y estar en la persona, pura obra de la gracia; no ha de buscarse sino que resulta como fruto de una práctica desapegada y perseverante que, profundizando la entrega a lo que Dios envía en cada instante, busca solo el recogimiento en lo que es importante.

Uno llama la presencia de aquel que no está junto a uno. Pero cuando la unión se ha concretado, cuando esa Presencia es ya un hecho, el llamado cesa por sí solo. ¿Para qué habría de llamarse a Quién ya ha venido?

Poco o más bien nada puede decirse de esa unión, solo indicar dando alguna pista que guíe a la mente que busca saber. Decir que esa unión no es la nada y que no tiene nada que ver con cierto proclamado vacío.

Podría llamársele la plenitud de la gracia o eso que siempre se ha buscado y en donde nada se necesita porque se lo tiene todo.

Le saludo fraternalmente, en la invocación del Nombre.

Alejandro dijo:

Hola gracias por esta oportunidad. Me gustaría preguntar si hay algún consejo sobre cómo profundizar en la oración de Jesús durante la jornada y no perderla constantemente con distracciones.
Por otro lado me gustaría si me puede dar alguna instrucción para profundizar durante la práctica en la oración de la mañana en la soledad. Yo suelo repetir el nombre de Jesús junto a la inspiración y luego en la espiración hasta percibir el apaciguamiento de la mente y poder permanecer en esa paz presente. Cuando La Paz o serenidad se desvanece vuelvo a repetir el nombre de Jesús.
Desde ya muchas gracias y les envío un saludo cordial invocando el nombre de Jesús
Alejandro.

Estimado Alejandro, te saludo invocando el Nombre de Jesucristo.

Dos cosas nos dificultan dicha profundización mencionada. La primera es nuestro propio interés en aquello que tiende a distraer. Es decir: No hay distracción sin alguien que se distraiga. Puede sonar a cuento pero es la verdad.

Cuando nuestro interés central, primario en la vida, es unirnos a Dios en cada acontecimiento, es decir vivir en Su presencia; la curiosidad disminuye en gran medida por aquellas secundariedades que nos agobian a cada rato debido al mundo sobre-estimulado de hoy.

En otras palabras: Se dejan de revisar las noticias de cualquier tipo, a todo momento del día; se deja de revisar la mensajería del móvil a todo momento del día y se abandona ese ímpetu frenético para ver que nuevo objeto puedo comprarme que venga a anestesiar el dolor interior…

Esto no lo digo para usted personalmente, sino en general, algo que pasa a todos.

La segunda dificultad es nuestra falta de abandono e intentos de control de los resultados de la acción realizada.

Por ejemplo en lo referido a las distracciones derivadas del trabajo, familia o demás ámbitos de la vida: cuando se tiene presente a Dios y Su providencia, son tareas que se llevan adelante con eficacia y tranquilidad, lo mejor posible. No llegan a distraernos verdaderamente, ya que al estar entregados a la voluntad divina, se nos quita la preocupación, que es lo que realmente nos distrae.

Respecto de su práctica de la oración a la mañana, me parece que no debería alterarse, siendo así como la describe.

Le mando un saludo fraterno, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Este es el final de las respuestas surgidas debido a las preguntas realizadas el 3 de septiembre en el post: “Unos pocos días“. Si ocasionalmente surgieran nuevas consultas, formularlas en un comentario en el post del día o al correo del blog, serán respondidas en la medida de lo posible.

Muchas gracias invocando el Nombre de Jesucristo.

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Algunas respuestas IV

Alejandro dijo:

Buenos dias y gracias, les cuento: En mi caso al menos, la comunion con Cristo en la oración esta muy ligada a lo fisico: comienzo a notar una suave vibracion que brota del corazón y que va envolviendo todo mi cuerpo relajándolo completamente y facilitando la concentración en la frase de la oración. En el pasado, en mejores momentos espirituales del que ahora atravieso, esta vibración llego a desembocar en ese lugar del corazon donde todo tu ser fisico esta unificado y en esa sencillez y quietud en la que uno es plenamente consciente del momento presente.

Desde hace años atravieso molestias fisicas ligadas a la repeticion de la oracion. Hay días en que no puedo concentrarme en la oración debido a estas molestias. Si persevero mucho tiempo acabo notando como la oración acaba disolviendo esas rigideces fisicas pero al cabo de un rato vuelven… es como si tuviera que trabajar horas para adquirir una migaja de lo que en el pasado se me dio a manos llenas.

Además todo esto me hace estar muy pendiente de lo fisico en la oración y me lleva a, en lugar de relajarme con la repetición, repetirla cada vez mas con mas tensión. En el pasado se me recomendó unir la oración a alguna actividad , lo he intentado pero me resulta muy dificil concentrarme en la oracion mientras hago otra cosa.

La unica actividad que si que me ayuda es pasear. A veces, cuando me siento muy tenso y la repetición se me hace imposible, lo que hago es simplemente intentar relajarme intentando tomar conciencia de que Cristo está ahí conmigo , pues está en todo momento y lugar y esto me ayuda y relaja, pero no me lleva ni de lejos a aquel estado de paz del momento presente en comunion con Cristo.

Gracias por su ayuda y atención.
Un saludo

Estimado Alejandro, le saludo invocando a Jesucristo.

Son varios temas, que tratarlos como se debe, llevaría una extensión impropia para un post. De todos modos, nos ajustaremos a lo breve indicando lo central en cada tema:

Lo primero: Estar comparando constantemente, un estado al que se acccedió en el pasado, con lo que se vive en el presente, dificulta mucho el centramiento real en el ahora de la oración. Esto produce que se vaya a la oración no a encontrarse con El Señor, en la forma en que Su voluntad se manifieste, sino que se está anticipando y esperando, aquella forma en que se mostró un día determinado.

Este condicionamiento por supuesto, impide una apertura genuina a la gracia del hoy en usted. También resulta claro que esta expectativa sucede en su mente, no es algo del todo voluntario. Es claro que usted debe agradecer aquello, pero dejarlo a un lado. Como cuando uno se muda de casa, habrá sido la anterior muy confortable, pero sino se olvida, no podrán apreciarse las bondades de la casa nueva.

Por otra parte, no tema haber perdido nada. Era solo un estado y como tales vienen y van. Cuando se abre la puerta del templo en el corazón, eso es estable, no es un estado sino un nuevo modo de Ser en Dios. La gracia hace en ello la mayor parte, nosotros solo buscar la coherencia entre lo que comprendemos y el modo en que vivimos.

Deje de prestar atención a lo físico en la medida en que pueda. Atienda más bien al sentimiento con el que acompaña la oración desde el corazón. Las rigideces y tensiones, no pueden existir sino unidas a los pensamientos. Esto puede comprobarse en la experiencia de cada uno. Si hay tensión, hay un pensamiento tenso. Ud. dice por allí que estas molestias están ligadas a la oración… si es así, sin duda la expectativa antedicha las está causando.

Pero me permito dudar; muchas tensiones se llevan a la oración, pero no surgen de su practica sino de los pensamientos, temores y deseos que tenemos antes de ir a orar. En fin, como le decía es algo que requeriría precisiones y detalles de ambas partes.

Recuerde que la oración no es un yoga, si bien puede haber afinidades superficiales. El yoga, en sus muchas variantes siempre prioriza el procedimiento, la técnica. En la oración lo importante es el deseo absoluto, sincero e intenso de encontrar a Dios y la disposición a someterse a Él por entero. Dicha actitud hace lo necesario para que la gracia domine la escena de allí en más.

Estimado Alejandro: Dice ud. ” A veces, cuando me siento muy tenso y la repetición se me hace imposible, lo que hago es simplemente intentar relajarme intentando tomar conciencia de que Cristo está ahí conmigo , pues está en todo momento y lugar y esto me ayuda y relaja”.

Acierta ud. y allí mismo tiene la respuesta que busca. Le sugiero empezar una nueva etapa, a partir de esa disposición que describe, donde somos conscientes que nada podemos salvo tomar conciencia de Su presencia inefable, poniéndonos al alcance de Su gracia.

Le saludo fraternalmente, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Continúa en el próximo post.

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Algunas respuestas III

Elias dijo:

Hola, Paz de Jesucristo con ustedes. Quisiera pedir su consejo para aquietar los pensamientos mientras hago la oración silenciosa. Saludos y gracias por atender

Estimado Elías, le saludo invocando a Jesucristo.

La mente es más veloz y difícil de atrapar que el viento decía algún monje en Filocalía. Por otra parte sucede el siguiente fenómeno interior: Aquello a lo que le damos nuestra atención crece y se fortalece, sea esto negativo o positivo.

Así es que, luchar contra el surgimiento de los pensamientos solo logra fortalecerlos. Lo que conviene es llevar nuestra atención a la repetición sentida (con el mayor sentimiento posible) de la oración, ignorando el ir y venir de los pensamientos, de igual manera que hacemos con los ruidos de los autos en la calle, mientras estamos en la casa.

Uno sabe que los autos van y vienen, uno en cierto modo “escucha” sus ruidos, sin embargo no les presta la menor atención; uno ya sabe que hay ruidos más fuertes, más suaves, más graves, más agudos y que provienen de este o aquél tipo de vehículo…

Con los pensamientos hay que hacer igualmente. Son todos repetitivos, similares, todos giran en torno a nosotros mismos y siempre calculando, analizando, negociando, revisando, comentando, algo que tiene que ver con nosotros mismos, esta pequeña persona.

Por lo tanto, lo mejor es ignorarlos y concentrarse (llevar la atención a la oración y al sentimiento de devoción). También puedo decirle, que hay una proporción directa entre nuestra confianza en la voluntad de Dios y la disminución de los pensamientos.

No se desaliente nunca, le mando un saludo fraterno, invocando el Santo Nombre del Señor Jesús.

José dijo:

Hola quisiera saber cual es la formula mas adecuada y si es posible repetirla en toda ocasión y circunstancia. Gracias.

Estimado José le saludo invocando el Nombre del Señor.

La fórmula tradicional en la historia de la vida monástica, ha sido el “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí”, en el idioma de aquél que ora, a fin de poder seguir el significado mientras se reza.

Sin embargo, conviene ajustar la jaculatoria a la necesidad espiritual de la persona, sabiendo que no ha de modificarse muy seguido. Si, quizás, cuando se cambia de situación o etapa espiritual, lo cual no ocurre muchas veces durante la vida.

Mejor frases cortas que largas eso sí, ya que mientras más extensa, más oportunidad tiene la mente de introducirse a discurrir sobre cualquier cosa.

Hay quienes sostienen que la repetición de solo el Nombre de Jesús facilita la concentración en la oración. Esto valdría igualmente para la palabra Dios o Señor, todas que aludan en forma directa a la divinidad. No les falta razón, lo breve ayuda a concentrar, de todos modos muchas veces, se necesita cargar de significado la frase para ayudarse a sostener la atención.

Como requisito mínimo, le diría que el Nombre de Jesús, no puede faltar, habida cuenta de que en Él, no sólo está su recuerdo sino su misma Presencia.

Le saludo fraternalmente, invocando el Nombre de Jesús.

Continúa en el próximo post

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Algunas respuestas II

Manuel escribió: Cómo se puede vivir el hesicasmo en estos días sin apartarse de la ciudad y del trabajo profesional? Es posible vivir la espiritualidad de la filocalia sin la guía de un maestro? Muchas gracias.

Estimado Manuel, le saludo invocando a Jesucristo.

El hesicasmo es ante todo una actitud de quietud interior y centramiento en lo importante de la vida, que no es perecedero, es decir Dios nuestro Señor.

Sin duda que la vida en contextos muy agitados hace más difíciles las cosas en principio, pero no de manera decisiva.

Si uno se determina con férrea intención del alma, a seguir a Cristo por este camino de la oración ininterrumpida, la gracia vendrá en ayuda del esfuerzo y se encontrará un punto fijo dentro; una especie de ermita en el corazón, que permanece inalterable ante los vaivenes que puedan percibirse fuera, en el mundo.

La espiritualidad de Filocalía si bien tiene como punto en común la búsqueda de la oración incesante, muestra diferentes métodos según los monjes de que se trate. Pero entiendo su pregunta y, en ese sentido, diría que todo es posible con la gracia de Dios.

Sin embargo, encontrar el acompañamiento de alguien con recta experiencia en este tema, puede ser de mucha ayuda, aunque dada la dificultad del punto, insistiría diciendo que no es imprescindible. Hoy en día hay bastante información en la red y libros que colaboran. Para ello hay que, no solo leerlos sino meditarlos y ponerlos en práctica como si se tratara de un maestro espiritual de uno que le da indicaciones.

Eso libera de dudas a la mente que suele distraernos de la oración haciendo que vayamos de este método al otro o de este libro al otro.

Le saludo fraternalmente invocando el Nombre de Jesús.

 

María dijo:

Buenos días: gracias de antemano.
A veces alterno la oración de Jesus utilizando estas invocaciones (“Jesús” o “Señor Jesús, ten compasión de mí “) con momentos de expresiones de alabanza.
Quisiera saber si es factible , bueno, esta alternancia o mejor decantarse por un tipo de oración y con una única frase.
De nuevo Gracias. ¡Bendito seas!

Estimada María, la saludo invocando el Nombre de Jesús.

Si se puede hacer, es mejor apegarse a una sola frase o jaculatoria, esto facilita que la mente se acostumbre y por ende la interiorización del sentido de la oración que se recita.

Al principio cuesta fijar el alma en una sola frase, en parte por la mente, que gusta de andar dándose opciones y analizando la importancia de usar esta o aquella, a todos nos ha pasado.

Si le es posible tome una resolución y no se mueva de ella, finalmente, la jaculatoria se graba a fuego en el alma y no cesa nunca, ni de día ni de noche y uno descubre el corazón, el lugar donde vive Cristo, que es el lugar de donde brota la oración.

Si se profundiza, llega un día en que uno advierte que uno no es el que reza, sino el Espíritu Santo a través de uno. Es más, uno se convence que fue la misma gracia la que nos hizo empezar a orar desde siempre. Misterios del amor de Dios.

La saludo fraternalmente, recitando la oración de Jesús.

Ricardo dijo: Los dos libros que más me han ayudado espiritualmente han sido los referidos a la oración de Jesús, que publicaron los autores de esta página hace unos años -con ellos me convertí de nuevo- y luego, el Tratado de la verdadera devoción de San Luis María de Grignon.

En este último, se nos anima a los que queremos consagrarnos a Maria a dirigirnos a Dios siempre a través de María; ¿habría alguna fórmula para compaginar la oración de Jesús y esta especial intercesión de María? Un saludo, muchas gracias, y le pido sus oraciones por mi familia

Estimado Ricardo, le saludo invocando el Santo Nombre. Una vez conocí a un hermano consagrado a la Virgen que oraba:

“¡María, Madre mía, pide a Jesús por mí!

Con el correr de los años, he conocido a otros hermanos que usaban frases similares sin inconvenientes. Quiero decir con esto que está muy bien hacerlo de ese modo, por supuesto.

Seguramente en cada uno de nosotros, La Virgen suscita ciertos sentimientos y el Señor Jesús otros diferentes, aunque uno y el mismo en esencia.

Personalmente creo, que aquellos carismas que aconsejan dirigirse a Dios a través de María, lo hacen sabiendo que, para hacer tal cosa, hay que adoptar la actitud de entrega y abandono a la voluntad divina que ella tuvo.

Le mando un saludo fraterno invocando a Jesús y su Santísima Madre.

Continuará en el próximo post

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Algunas respuestas

Hola, recientemente estuve leyendo un libro que se llama “El despertar del corazón” de Jean-Yves Leloup, que habla sobre la tradición contemplativa de los hesicastas. En el mismo, recomiendan repetir como mantra el Kyrie eleyson, pues es un sonido que se medita en el Monte Athos, y su vibración en una lengua “original”, dice que es muy efectivo. Quisiera consultar al respecto, qué es lo que aconsejan Uds sobre qué mantra decir: ej, mencionar el nombre de Jesús solo, señor ten piedad de mí, Kyrie eleyson, y en ese caso cómo incorporarlo con la respiración… Y mi otra consulta, es saber si hay algún grupo en Bs As, adonde acercarse para practicar esta oración, y ser iniciada en ella. Muchas gracias, Liliana

Estimada hermana Liliana, le saludo invocando a Jesucristo.

En un sentido general, podemos decir que el requisito principal es que el Nombre de Jesús sea parte de la jaculatoria que se invoca. Los que recién se inician suelen preferir asociar al nombre del Señor algún pedido o expresión, que mejor concentre el sentido que le dan a la oración en su alma. Por eso algunos piden misericordia, otros piedad y hay quienes piden otras gracias. No falta también el que agradece los dones recibidos.

Aquí es mejor seguir la inclinación de cada uno, a fin de no agregar dificultades a la práctica de la oración, ya de por sí difícil de sostener debido al contexto de sobre-estimulación de los sentidos en que se vive.

Por otra parte, no creo que el idioma en que se ore sea realmente significativo. Esto implicaría que El Señor escucharía más unas oraciones que otras debido al vocabulario utilizado, lo cual no podría creerse con seriedad. Quizá el consejo del autor del libro encuentre su origen en cierta teoría que relaciona ciertos sonidos a la resonancia en determinadas partes del cuerpo o centros de energía como suelen llamarle hoy en día. Si así fuera, no podría discutirlo porque no me encuentro con experiencia en dicha área.

No se discute sí, que el Kyrie tiene una larga tradición monástica y hesicasta, particularmente en la ortodoxia y puede haber quienes se sientan más unidos a esta larga historia de oración recitándola en su idioma de origen.

Incorporar la respiración, respondiendo otra consulta suya, es cosa delicada y conviene hacerlo guiado de cerca por alguien experimentado en la oración. Como sugerencia general: Calmar la respiración antes de empezar a orar, unos pocos minutos y acudir al mismo método si durante la oración la mente se agitara. Respiración y movimiento mental son una y la misma cosa, por ello es bueno mantenerla calma.

Pero en cuanto a la oración en sí, lo más importante es hacerla con sentimiento genuino y sintiéndose en la presencia de Jesús que acompaña nuestro estar consciente. Un sentimiento de confianza y abandono mientras se reza, es el mejor consejo que puedo darle.

No conozco grupos de la oración de Jesús. Quizá grupos de meditación o contemplativos que tengan ciertas afinidades, estos figuran en la red.

Le saludo fraternalmente invocando el Nombre de Jesús.

Hola! Trato de practicar la oración de Jesús hace aproximadamente dos años , solo mencionando su nombre. Querría saber si esa forma tambien es válida. Por otro lado muchas veces me adormezco-distraigo mientras repito Su nombre en la exhalacion, lo cual me desalienta bastante, sin haberse llegado a manifestar el calor en el pecho del que en la Filocalia se habla.

Por otro lado siento fisicamente una fuerte energia pasional en mi, lo cual debilita aun más mi oracion, rozando muchas veces la desesperanza. Pese a esto intento sostenerme-fortalecerme desde los testimonios que otros han dejado del hesicasmo. ¿Que podria ayudarme? Muchas gracias!

Florencia

Estimada Hna. en el amor a Cristo.

Sí, la forma de mencionar solamente el Nombre de Jesús es muy válida y numerosos hesicastas la practican, debido a que su brevedad no requiere del intelecto y a que, también por el mismo motivo, puede apelarse solo al Nombre en momentos difíciles o en los que no se encuentra demasiado espacio entre lo que sucede y la ansiedad que nos embarga.

Para evitar caer en el sueño, algunos aconsejan situarse en una posición no demasiado cómoda o algo inestable, de modo que el desequilibrio evite que uno se duerma. De todos modos, no hay que irse tampoco al extremo de la incomodidad manifiesta, ya que ella dificultará la concentración.

El deseo de dormir, a menos que uno esté muy cansado, surge de la mente, que se aburre ante la monotonía de la oración, acostumbrada como está a vagabundear por todas partes y por todos los estímulos en busca de sensaciones con las que satisfacerse. La mente no conoce las mieles y la felicidad que hay en el corazón, y que se manifiesta justamente cuando ella (la mente) se silencia.

Es difícil callar la mente solo por la oración, se necesita paralelamente un creciente desapego de las pasiones y un viraje de la atención hacia el interior antes que hacia el mundo. Esto tampoco es fácil. La gracia acudirá en nuestra ayuda si la pedimos con insistencia, estando dispuestos a transformarnos. La gracia nos sorprenderá, pero no siempre vendrá del modo que la mente la espera. Siempre es para mejor.

Respecto de la energía pasional, importa comprender que las conductas que esta energía nos sugiere, derivan en un placer efímero y luego en decepciones y dolores muy intensos. Las pasiones creen que se encontrará fuera, en alguien o algo aquello de lo que se carece dentro. Esto no es así.

No hay nada que pueda colmar el corazón humano para siempre, como no sea el encuentro real con Dios en el corazón, esto es una experiencia y no solo una creencia.

Una dieta no muy abundante, con alimentos vegetales, cereales y lácteos, contribuye mucho también a serenar la energía de las pasiones. Las carnes, los picantes y condimentos al contrario las estimulan.

Estimada hermana Florencia, le saludo fraternalmente invocando el Santo Nombre de Jesús.

Miryam dijo:

Buenas tardes.
Muchas gracias por esta posibilidad.
Yo practico la Oración desde hace un tiempo. Y me surge la necesidad de buscar la soledad para poder buscar la Unión con Dios a través de la Oración.
Pero, no pocas veces, surgen imprevistos, a veces son más horas de trabajo, o un trámite urgente que hay que hacer, o una visita inesperada, en fin.
Son imprevistos que se llevan ese tiempo que uno quisiera dedicar a la Oración.
Mi.pregunta es: ¿ con qué espíritu aceptar esos imprevistos que surgen en la vida diaria?
Porque a veces me siento un poco contrariada por no poder realizar aquello que deseo.
Gracias. Dios los bendiga.

Estimada hermana Myriam la saludo invocando a Cristo.

La verdadera soledad es interior, a veces esta se manifiesta también exteriormente, pero no es frecuente en el mundo de hoy. La mejor actitud es actuar fuera como se debe de acuerdo a la tarea mientras se permanece dentro cobijado/a en un espacio de silencio en el que se repite la oración.

Para que esto sea posible hace falta cultivar un cierto desapego que crecerá en la medida en que nos abandonemos confiadamente a la voluntad de Dios que se muestra en todos los aconteceres. Si somos conscientes de que todo depende de Dios, ejecutaremos nuestros deberes con tranquilidad, lo mejor posible, sabiendo que Dios se encarga de los resultados de la acción.

Esto permite la soledad interior y poco a poco, aparecerá un tiempo exterior acorde a este silencio del alma.

Le saludo fraternalmente repitiendo el Santo Nombre.

Marwan dijo:

Hola, quisiera saber si es posible la vida eremítica en la vida común, en medio del mundo, de la sociedad, tengo una hija de 22 años. Gracias.

Estimada Marwan, le saludo invocando a Jesucristo.

Por cierto que sí, es posible vivir en soledad en medio de la multitud, si uno se ve obligado o llamado a vivir en sociedad.

La eremía, es ante todo, interior. De nada sirve ir al desierto y encerrarse si la mente va a divagar acerca de los contenidos del mundo. Uno lleva la mente a donde vaya y de ella proviene todo el barullo y el desasosiego. Quién con algo de esfuerzo y mucho de gracia, llega a silenciar la mente, puede vivir en cualquier parte.

De todas maneras, la soledad exterior puede ayudar y es bueno buscarla cuando se pueda, a menos que uno esté obligada/o por el deber de estado o una vocación determinada.

Le saludo fraternalmente invocando el Santo Nombre de Jesús.

Continúa en el próximo post.

Texto propio del Blog

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

El mejor esfuerzo

Estimadas hermanas y hermanos en el amor al Señor Jesucristo:

Todas las preguntas están siendo transmitidas y las respuestas serán publicadas el día domingo próximo, ya que su recepción será hasta el sábado. Les dejo este fragmento de la carta 4 del libro “La oración de Jesús” – Iniciación a la práctica –

Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre del Señor Jesús.

¿Estoy poniendo mi mejor esfuerzo en acostumbrar la mente a la oración de Jesús?
Para ello debo antes descreer del valor de mis divagaciones.
¿Estoy poniendo en marcha alguna mínima ascesis corporal y material que me permita ir adquiriendo el control sobre mi cuerpo?
Para ello debo considerar lo necesario y lo superfluo en mi vida.

de la carta  4 “La proporción necesaria”

Publicado en Actualidad, La oración de Jesús, nuevo comienzo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Unos pocos días

Estimados/as hermanos/as en el Santo Nombre de Jesucristo:

Durante unos pocos días, tendremos contacto con una persona que vive la práctica de la Oración de Jesús, en vida eremítica, desde hace muchos años. Si alguno de los lectores quisiera aprovechar para formular alguna pregunta referida al tema o a la espiritualidad hesicasta en general, puede hacerlo a través de un comentario debajo en esta misma publicación.

Nos encargaremos de anotar las respuestas y publicarlas debajo de cada pregunta. Esta posibilidad existe solo hasta el próximo sábado. Quiera Dios que pueda ser de utilidad a alguno de los lectores.

Un saludo fraterno invocando a Jesús del equipo del blog Hesiquía.

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , | 17 comentarios

Premisas básicas de ascesis

Estimado hermano en Cristo Jesús:

Me alegra que todo vaya estando más organizado y que te encuentres con más fuerzas en todo sentido.
Me preguntaba qué sería en esta hora lo más importante para ti, a fin de elevar tu espíritu y para que puedas seguir con bien una ascesis que te permita sentirte cerca del corazón de Jesús?
La respuesta fue simple, tres soportes o pilares hilvanan cualquier otra construcción interior:

1. La oración de Jesús ininterrumpida.

Sea que la efectúes de manera audible con tus labios, o en la mente, que ya es mejor; o que haya descendido hasta el corazón en forma de pulsación silenciosa de Su nombre; apenas adviertas su olvido, la retomas sin dilación, ni críticas hacia ti mismo.

Al reiniciar la oración, hay que imprimir cierta fuerza para generar ritmo nuevamente, luego puede hacerse más suave. Este principio de la oración en especial, debe ser lo más amoroso posible, de modo que el perfume de nuestro deseo de unión con lo divino, impregne el ámbito interior donde se dará la continuidad del Nombre de Jesús. Ha de ser una repetición con la mayor unción posible que logres reunir en ti. Luego mientras sigues en lo cotidiano este afecto cálido queda como fondo para el despliegue del Santo Nombre.

2. Permanecer en el contento de los hijos de Dios.

Como otras veces lo hemos dicho, una buena medida para la propia fe es el estado de contento, como los santos han manifestado muchas veces.

Aunque nos cueste asumirlo, si estamos de ánimo avinagrado o con temperamento preocupado, deprimido etc. se evidencia una falta de fe en que la voluntad de Dios prevalecerá en todo y para bien general.

¿Acaso hay algo que escape a la voluntad divina? Uno debe hacer lo mejor que pueda en aquello que las situaciones le van requiriendo, con ánimo evangélico y dejar los resultados de la acción en las manos de quién realmente están: Dios nuestro Señor.

Así es que, el estado de tristeza o contento, puede ser un alerta que tengamos en todo momento para ver si estamos confiados a la voluntad de Dios o por el contrario, en nuestra propia capacidad de encauzar las cosas al tenor de nuestros deseos.

3. La acción atenta a lo que se hace.

Esto implica un hacer no tan rápido como es habitual en este mundo de ansiedad y posesividad. De otro modo, la atención no puede seguir el paso a lo que hacemos y la mente se sale a divagar en sus deseos, quejas, manipulaciones etc.

Es una instrucción sencilla: Lo que sea que te toque estar haciendo, hacerlo con la mente puesta en ello. Consciente de que cualquier momento es ofrenda en el altar de tu atención interior.

Hay tareas repetitivas que hemos mecanizado, que no requieren demasiada atención, en ese caso, puede llevarse toda la fuerza mental hacia la repetición de la oración de Jesús. Cuando la labor es más complicada, la oración queda como un fondo suave que se efectúa por si misma, mientras los sentidos se aplican funcionalmente a la tarea.

Bien, basta por hoy, que llaman a Laudes.

Te mando un saludo fraterno, desde la ermita interior, invocando una y otra vez, el Santo Nombre del Señor Jesús.

© Texto propio del blog – Intercambios por mail.


Publicado en nuevo comienzo, Solo Tú Eres | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

Entra en tu habitación y cierra la puerta.

de EL HOMBRE INTERIOR de San Demetrio de Rostov


Muchos hay entre vosotros que no saben lo que tienen que hacer para mantener el recuerdo continuo de Dios. Ni siquiera entienden lo que quiere decir ‘recuerdo de Dios’, ni conocen nada acerca de la oración mental, pues creen que la única manera correcta de orar es recitar las oraciones que se encuentran en los libros de la Iglesia.

Acerca de la unión secreta con Dios en el corazón, no tienen idea, ni tampoco de los beneficios que de ella se derivan, y no llegan a disfrutar de su dulzura espiritual. Así como el ciego de nacimiento sólo oye hablar de la luz del sol, sin llegar a saber realmente lo que es su brillo, así ellos sólo escuchan hablar de la oración y del trato con Dios, pero no lo entienden.

Esta ignorancia les priva de muchas gracias espirituales, y tardan mucho en conseguir las virtudes que permiten agradar a Dios. Por lo tanto, para que los principiantes aprendan los rudimentos, aquí se ofrece alguna idea acerca de la disciplina interior y de la oración a Dios.
La instrucción espiritual del hombre interior comienza con estas palabras…

Al hacer click debajo se produce la descarga
del texto completo en pdf
Al hacer click en la imagen se va al sitio web origen de la misma
Publicado en Enviados al blog, Extractos de Sabiduría | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

La metanoia

Estimad@s en el amor de Cristo Jesús: Aquí les dejamos un enlace a un texto ya publicado hace años, pero que puede servir. Hay tanto material publicado en el blog, que a veces ni siquiera los miembros mismos del equipo lo recuerdan.

Tal vez le pase igual a los lectores. Este texto del que ponemos un fragmento antes del enlace, parece de provecho. Un saludo para tod@s invocando a Jesucristo!

Insistió en que no se trataba sólo de dolerse del error, de la falta o del pecado y de hacer propósito de enmienda sino que también era necesario comprender acabadamente el origen de todo ello, para así poder cambiar realmente la conducta. Volvía una y otra vez al concepto de la metanoia, que ha sido usada como arrepentimiento en el uso habitual, tratando de mostrarme la transformación que necesitaba.

–          ¿Cómo es esa transformación, a qué se refería?

–          Me explicaba que metanoia era más que “cambio de mente”, que se trata de modificar la disposición total del ser de la persona. Necesitaba de un reconocimiento profundo de las propias debilidades y de lo que eran los pilares en los que se asienta el ego.

Aquí el texto completo

Cita | Publicado el por | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Nuevo correo

Muy estimados/as en el amor a Jesucristo. Les dejamos aquí el nuevo correo del blog por si se necesita un contacto que no pueda realizarse en los comentarios públicos o si desean aportar algún texto dentro de la temática del blog para publicar. La especificidad de la página es la vida monástica en general y la eremítica en particular. La oración de Jesús ininterrumpida en el corazón, la meta de todos nuestros esfuerzos.

bloghesiquia@gmail.com

Pedimos disculpas por falta de respuestas en el anterior correo, hubo un problema y aquella casilla nunca no pudo abrirse . Aquellos/as que no recibieron respuestas, sepan que ha sido un malentendido y no una desatención personal.

Les dejamos aquí un enlace a texto

Buscando la coherencia.

Publicado en Textos ya publicados | 5 comentarios

Los condenados

Entré al templo apresurado, sin tener motivo para el apuro. Al sentarme pensé que era el mismo ritmo del mundo el que me hacía ir de prisa, como si algo me corriera o como si tuviera que llegar siempre a algún lugar preciso.

Nada de eso. nada me corría, no ahora, ya no más. Y nunca más cierto que a ninguna parte iba. Me acababan de dar el diagnóstico y era cuanto menos cruel. Cómo siempre en situaciones difíciles volvía a la fe. Como si esta sirviera solo como salvavidas, como refugio en las tormentas.

Que papel el de Dios en mi vida. Lo había buscado siempre pero me resultaba esquivo. Aparecía de cuando en cuando deslumbrante a través de alguna persona, situación o hecho particular y me enardecía de amor.

Luego parecía alejarse, se marchitaba la flor de nuestro encuentro y me preguntaba siempre porque razón así tenían que ser las cosas, ¡tan difíciles! Afuera el bullicio ensordecía, había bocinas, voces de todo tipo y sobre todo ansiedad, anhelo, deseo sin fin; en mí, en todos, en todas las cosas.

Dentro, la iglesia estaba silenciosa, pero también fría, vacía de gente y de sentimiento en mí. Estaba yo y estaba el miedo, allá al fondo bien lejos, la luz del Santísimo.

Era el frío del gran espacio sin gente, un templo solitario cada vez menos visitado. Poco a poco las religiones de la ciencia y del dinero fueron atrayendo nuevos y numerosos feligreses. Por si eso fuera poco, los escándalos y la maldad obscena brotaban de la misma Iglesia también, como si desde su propio corazón se le quisiera dar el golpe de gracia.

No tenía de que quejarme, en mi también la diosa razón, cada vez más apoyada tecnológicamente y el dios consumo, cada día con más ofertas y opciones me habían seducido hasta el cansancio. Las cosas que se descubrían, insoslayables, innegables, que durante décadas habían carcomido las almas, salían a la luz y servían para autojustificar el abandono y el alejamiento de aquello que antaño fue una luz sin mancha, un fuego de amor, un afán de servicio y oblación por Dios, por los demás, por el mundo todo.

Allí estaba yo, el condenado a la muerte corporal o el sentenciado a la espera de indulto. Lejos, sobre el altar, una figura macilenta, con manchas de sangre, cabizbaja, pendía de una cruz antigua y oscura. Estaba iluminado pobremente por una luz a mitad de la nave y por el resplandor rojizo que emitía el Sagrario, no muy distante del altar.

Continúa…

Publicado en La muerte del corazón | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

Nuevo comienzo.

Icono de Jesucristo - Catedral de Santa Sofía

Estimadas/os hermanas/os en el Señor Jesucristo.

Con la gracia de Dios, que siempre está presente y de la que nos hacemos conscientes apenas dejamos de lado nuestra mente para sumergirnos en el corazón, esperamos reanudar las publicaciones en este blog, al que se diera comienzo hace poco más de 10 años.

En estos días notarán cambios de diseño y reorganización de páginas etc. Esperamos poco a poco dejarlo listo para esta nueva etapa.

Nada mejor para empezar que invocar el Nombre que está por sobre todo Nombre, ese que atraviesa el corazón cuando esta endurecido, el que silencia los pensamientos cuando se tornan vertiginosos, el Nombre santo por el cual la misericordia de Dios viene al mundo y permanece con nosotros.

Invoquemos siempre, sin cesar, el Santo Nombre del Señor Jesús!

Publicado en Actualidad, nuevo comienzo | Etiquetado , , , , | 25 comentarios