Comentario a la película "Ostrov"

La película rusa OCTROB (La isla) es una obra maestra del arte cinematográfico. De temática religiosa, es un film que provoca la oración. De difícil acceso, su interpretación hay que hacerla también en clave orante y hasta, quizás, es menester sumergirse en su ethos místico para lograr descifrarla acabadamente.
La trama permanecerá apenas oculta a lo largo de todo el roadaje. Mas, aunque su argumento pueda aparecer claro hacia el final -la théosis de un hombre en apariencia loco, o más preciso “bromista”- esto no significa que el mensaje central de la obra podamos asirlo y empaquetarlo, como si se tratase exactamente de una película más. De hecho, a medida que uno más veces la contempla, más y nuevas noticias se descubren. No interesa saber quién es su director y cuál haya sido la inspiración del mismo al escribir su magnífico guión para animarse el simple aficionado al buen cine a sacar sus conclusiones, o al menos intentar explicar el sentido del mismo. Sea como fuere, dado que he mirado dicha película ya varias veces, me arriesgaré a compartir algunas intuiciones.

La obra rusa en cuestión es un ascenso místico. Una redención del tenor de obras como la de aquellos otros inmensos rusos de la literatura -Dostoievsky y Tolstoi- que gustan de patentizar en sus escritos. En necesario prestar suma atención a todos los detalles del film, aunque nos parezcan algunos tal vez demasiado nimios o insignificantes. Hay que verla con “muchos ojos” y atesorar todo lo que va aconteciendo desde el principio hasta el fin. Puesto que todo en la película significa algo, señala algo, sugiere algo. Desde la música, pasando por los colores y las tomas de los paisajes, hasta las acciones de todos sus personajes y los trascendentes diálogos entre ellos. Todo es elocuente, aún las pausas de silencio, y nada se puede echar por tierra por mera distracción.


Pero volviendo a la primera idea, este ascenso comienza a desvelarse en la primera imagen del relato: la caldera de fuego ardiendo. El protagonista -Anatoly- no es más que un pobre muchacho, enfermizo y raro, cuya labor es ser carbonero. Sí, en esta primera escena se ve el estado de su vida -en el fondo, de su propia alma : el infierno. Miserable como es en donde se encuentra, muy pronto se lo verá lloriqueando en una actitud cobarde y deplorable, traicionando a su supuesto amigo y capitán -Thikon Petrovich-, para finalmente darle un tiro de puro miedoso y vil; y todavía más, regocijarse luego como un lunático de semejante crimen hecho a su camarada y a su patria. Así se muestra a las claras como un ser desgraciado que se merece lo peor; tanto que la explosión ulterior del barco repleto de carbón donde Anatoly había quedado sólo y con vida, vendría a ponerle un justo fin a ese mozalbete canalla y chillón.

Haz click aquí para descargar el texto completo

Texto enviado por el Hermano Pablo Rafael, miembro activo de la Fraternidad Monástica Virtual, de Mendoza en Argentina.

Publicado en Aportes enviados | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

A propósito de la gracia y el esfuerzo

De un Angelus de 2012

Queridos hermanos y hermanas:

La liturgia de hoy nos propone dos breves parábolas de Jesús: la de la semilla que crece por sí misma y la del grano de mostaza (cf. Mc 4, 26-34). A través de imágenes tomadas del mundo de la agricultura, el Señor presenta el misterio de la Palabra y del reino de Dios, e indica las razones de nuestra esperanza y de nuestro compromiso.

En la primera parábola la atención se centra en el dinamismo de la siembra: la semilla que se echa en la tierra, tanto si el agricultor duerme como si está despierto, brota y crece por sí misma. El hombre siembra con la confianza de que su trabajo no será infructuoso. Lo que sostiene al agricultor en su trabajo diario es precisamente la confianza en la fuerza de la semilla y en la bondad de la tierra. Esta parábola se refiere al misterio de la creación y de la redención, de la obra fecunda de Dios en la historia. Él es el Señor del Reino; el hombre es su humilde colaborador, que contempla y se alegra de la acción creadora divina y espera pacientemente sus frutos.

La cosecha final nos hace pensar en la intervención conclusiva de Dios al final de los tiempos, cuando él realizará plenamente su reino. Ahora es el tiempo de la siembra, y el Señor asegura su crecimiento. Todo cristiano, por tanto, sabe bien que debe hacer todo lo que esté a su alcance, pero que el resultado final depende de Dios: esta convicción lo sostiene en el trabajo diario, especialmente en las situaciones difíciles. A este propósito escribe san Ignacio de Loyola: «Actúa como si todo dependiera de ti, sabiendo que en realidad todo depende de Dios» (cf. Pedro de Ribadeneira, Vida de san Ignacio de Loyola).

La segunda parábola utiliza también la imagen de la siembra. Aquí, sin embargo, se trata de una semilla específica, el grano de mostaza, considerada la más pequeña de todas las semillas. Pero, a pesar de su pequeñez, está llena de vida, y al partirse nace un brote capaz de romper el terreno, de salir a la luz del sol y de crecer hasta llegar a ser «más alta que las demás hortalizas» (cf. Mc 4, 32): la debilidad es la fuerza de la semilla, el partirse es su potencia. Así es el reino de Dios: una realidad humanamente pequeña, compuesta por los pobres de corazón, por los que no confían sólo en su propia fuerza, sino en la del amor de Dios, por quienes no son importantes a los ojos del mundo; y, sin embargo, precisamente a través de ellos irrumpe la fuerza de Cristo y transforma aquello que es aparentemente insignificante.

La imagen de la semilla es particularmente querida por Jesús, ya que expresa bien el misterio del reino de Dios. En las dos parábolas de hoy ese misterio representa un «crecimiento» y un «contraste»: el crecimiento que se realiza gracias al dinamismo presente en la semilla misma y el contraste que existe entre la pequeñez de la semilla y la grandeza de lo que produce.

El mensaje es claro: el reino de Dios, aunque requiere nuestra colaboración, es ante todo don del Señor, gracia que precede al hombre y a sus obras. Nuestra pequeña fuerza, aparentemente impotente ante los problemas del mundo, si se suma a la de Dios no teme obstáculos, porque la victoria del Señor es segura. Es el milagro del amor de Dios, que hace germinar y crecer todas las semillas de bien diseminadas en la tierra. Y la experiencia de este milagro de amor nos hace ser optimistas, a pesar de las dificultades, los sufrimientos y el mal con que nos encontramos. La semilla brota y crece, porque la hace crecer el amor de Dios. Que la Virgen María, que acogió como «tierra buena» la semilla de la Palabra divina, fortalezca en nosotros esta fe y esta esperanza.

Extraído de: Angelus del 17 de junio del 2012

Posts que aportan contexto:

El astronauta, el aviador y el peregrino

El apremio y el temor

La comunión con Cristo es libertad

Publicado en Extractos de Sabiduría | Etiquetado , , | 2 comentarios

La inhabitación

Conferencia del Padre José M. Iraburu

Publicado en Aportes enviados, Videos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La gratitud camino a la felicidad

Muy estimadas/os en Cristo Jesús. Iniciando el nuevo recorrido de nuestro Blog “Hesiquía”, destinado ahora exclusivamente a difundir carismas, matices y sitios webs de espiritualidad cristiana, os agregamos este vídeo sobre el Hermano David, que nos parece muy instructivo y útil para aspectos relevantes de la espiritualidad. Por favor comentad lo que os parezca adecuado, aún sino coincidís con aspectos de lo dicho en el vídeo o efectuad consultas si son necesarias. Agradecemos a la hermana María del Carmen que nos ha hecho conocer este enlace. Un saludo fraterno, invocando a Jesús.

Aquí el día 23 de los Ejercicios espirituales en “El Santo Nombre”

Publicado en Extractos de Sabiduría, Videos | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Lista de 21 días de ejercicios espirituales

Estimadas/os en Cristo Jesús. Algunos lectores nos comentan que dejaron de recibir los correos con las nuevas publicaciones. Eso se debe a que es necesario suscribirse en el nuevo sitio elsantonombre.org Allí, pueden suscribirse para recibir los correos con las publicaciones. No tiene costo alguno. Solo deben ir a la barra lateral derecha cuando entran en alguna publicación y allí aparece el formulario. De todos modos les dejamos aquí los 21 días transcurridos hasta ahora. Un saludo fraterno invocando a Jesús.

Día 1 – La gratitud

Día 2 – La gracia que irrumpe

Día 3 – El Saludo interior

Día 4 – En pos de la verdad

Día 5 – No amo a Dios

Día 6 – Hesiquía y compunción

Día 7 – El altar de la acción

Día 8 – La preocupación

Día 9 – El lugar del corazón

Día 10 – El rastro del amor

Día 11 – Repaso y elección

Día 12 – Orar sin cesar

Día 13 – La gracia y el esfuerzo

Día 14 – La santa indiferencia

Día 15 – La queja

Día 16 – En todo tiempo y lugar

Día 17 y 18 – Un cambio real

Día 19 – La motivación

Día 20 – Respiración y pensamientos

Día 21 – Película y respuestas

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

2° vídeo presentación Curso de Filocalía

Lectura de párrafos sobre La vanagloria de Casiano, El Romano

Muy estimadas/os en Cristo Jesús, a partir de hoy este blog y elsantonombre.org realizarán publicaciones diferentes. Sin embargo tendréis en la barra lateral derecha los posteos que se vayan produciendo en aquél. Aquí iremos poco a poco, agregando diferentes carismas, apostolados, vídeos y sitios web, que nos parezcan útiles para el desarrollo espiritual.

Sin costo alguno publicaremos luego de revisión, lo que os interese publicar o un proyecto para difundir etc.

Un saludo fraterno, invocando El Santo Nombre de Jesús.

Publicado en de otros Blogs, filocalia, Videos | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Ejercicios espirituales – Día 16

En todo tiempo y lugar

Enlace a un blog sobre la Oración de Jesús

Publicado en Ejercicio espiritual, textos propios del blog | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 15

La queja

Columna del Arzobispo de Los Ángeles sobre La Oración de Jesús

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Ejercicios espirituales – Día 14

La santa indiferencia

Publicado en Ejercicio espiritual, textos propios del blog | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – día 13

La gracia y el esfuerzo

Publicado en Ejercicio espiritual, textos propios del blog | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 12

Orad sin cesar

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 11 –

Repaso y elección

Estimados lectores, no olviden suscribirse por correo electrónico o por WordPress al nuevo sitio elsantonombre.org ya que pronto dejaremos de reproducir aquí lo que allá se publique. Este blog se dedicará exclusivamente a la difusión de carismas monásticos diversos y de páginas de espiritualidad cristiana. No olvidéis recomendar páginas que os parezcan de interés o de enviar notas sobre el carisma que os orienta en el camino al Padre.

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 10

El rastro del amor

Publicado en Ejercicio espiritual, textos propios del blog | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 9

El lugar del corazón

Estimados lectores, no olviden suscribirse por correo electrónico o por WordPress al nuevo sitio elsantonombre.org ya que pronto dejaremos de reproducir aquí lo que allá se publique. Este blog se dedicará exclusivamente a la difusión de carismas monásticos diversos y de páginas de espiritualidad cristiana. No olvidéis recomendar páginas que os parezcan de interés o de enviar notas sobre el carisma que os orienta en el camino al Padre.

Publicado en Ejercicio espiritual, textos propios del blog | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 8

La preocupación

Publicado en Ejercicio espiritual, textos propios del blog | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 7

El altar de la acción

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 6

Hesiquía y compunción

Info curso de Filocalía

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Ejercicios espirituales – Día 5 –

No amo a Dios

Fiesta de la Epifanía

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 4 –

En pos de la verdad

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 3 –

El Saludo interior

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ejercicios espirituales – Día 2 –

La gracia que irrumpe

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

30 días con El Peregrino Ruso y La Oración de Jesús

Ejercicios espirituales

Día 1 – La gratitud

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado | 2 comentarios

Percepción de la Presencia

Post del 1° de Enero en elsantonombre.org

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Feliz 2020 en Cristo Jesús

Estimadas hermanas y hermanos en Cristo Jesús, ya hay nuevo post en elsantonombre.org

Recuerden suscribirse por mail o por wordpress al nuevo sitio para recibir directamente en vuestro correo o lector de wordpress.com las novedades.

Si quieres difundir un carisma o blog de espiritualidad cristiana y quieres darlo a conocer a nuestros lectores, envíanos el enlace a nuestro correo : bloghesiquia@gmail.com

Elevamos oraciones para que en este nuevo año profundicemos la oración que nos lleve directo al corazón, donde vive Jesús en la ermita secreta del alma. Un abrazo fraterno para todas/os, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Publicado en nuevo comienzo | Etiquetado , , , | 1 Comentario

El Santo Nombre

Estimados hermanos/as en el Nombre de Jesús:

A partir del 2 de enero, os brindaremos los

30 días de Ejercicios Espirituales de El Peregrino Ruso

Unos pocos minutos cada día bastarán para acercarnos a la profundidad del corazón, la ermita secreta del alma humana

Será de mucha utilidad, antes de comenzar el ejercicio espiritual sobre la oración de Jesús, definir con claridad la frase que utilizaremos cuando hagamos oración.

Sabemos de lo completa e indicada que es la frase usada tradicionalmente, pero también conocemos los beneficios que resultan de orar expresando aquella necesidad de nuestro momento vital.

Lo único imprescindible en nuestra jaculatoria será la inclusión del Nombre de Jesucristo. (San Juan 14, 13 -14) (San Juan 16, 23 – 24) Nuestra oración habrá de contener aquello que necesitamos conforme a la voluntad de Dios.  

Habrá quien pida misericordia, fuerzas, fe profunda, la gracia del Espíritu, la paz del corazón… otros el don del silencio; la conformidad con lo que vendrá, la gracia de la caridad fraterna…

Es importante que la frase elegida resuene en nuestro corazón entrañablemente. Al concebirla debe conmovernos, debe manifestar lo que como hijos nos sentimos movidos a orar.

Por supuesto que quién esté asentado en la oración de Jesús y habituado a una frase determinada no tendrá porque plantearse algún cambio. 

Actualizamos esta iniciativa a pedido de algunos participantes del retiro de 3 días que realizamos en diciembre. Cada día se responderán las consultas efectuadas en los comentarios de cada post.

Queridos hermanos/as, que El Nombre de Jesús nos acompañe en la intimidad del corazón en este año que se inicia y nos muestre el lugar invulnerable del alma donde habita la plenitud de la gracia.

Recomendamos hoy:

Homilía del Padre José

Extraños en un mundo extraño

Dichosa Ventura

Publicado en Ejercicio espiritual | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Curso sobre Filocalía

Estimadas/os en el amor a Jesucristo:

Mientras seguimos construyendo el nuevo sitio adaptados a las reuniones en línea, cursos y demás os dejamos aquí el enlace al primer vídeo de hermana Lourdes sobre el Curso acerca de La Filocalía, para que vayáis teniendo información sobre ello.

También si queréis difundir un carisma, una iniciativa apostólica o simplemente una página que os parezca adecuada en temática y espiritualidad, no dudéis en enviarnos los datos y enlaces para postear aquí o poner en la sección de sitios recomendados que estamos creando en el nuevo blog. No lleva cargo alguno.

En breve publicaremos el Ejercicio para iniciar el año que se está terminando de redactar. Un gran saludo fraterno para todos, invocando sin cesar el Santo Nombre del Señor Jesús.

Publicado en filocalia | Etiquetado , , , , , , | 12 comentarios

Navidad 2019

Estimados/as lectores de Hesiquía blog:

Que en la Natividad de nuestro Señor Jesucristo, alumbre en el corazón de todos un fuerte deseo de unión con Dios. Que la gracia nos inflame en la firme decisión de orar sin cesar y de vivir conforme a la enseñanza evangélica, en espíritu y en verdad.

Os dejamos un enlace al texto “Los sentidos espirituales” en la nueva página. Invocamos el Nombre de Jesús para que el ejercicio del amor sea nuestro comportamiento natural.

Navidad 2019

Publicado en del Hno. Esteban de Emaús | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La navidad del corazón

Muy estimadas/os en el amor a Jesucristo.

Nos encontramos preparando el nuevo sitio web, elsantonombre.org, que agrupará todos los posts publicados en Hesiquía blog y en otros blogs subsidiarios. Tratamos de reunir en un solo punto todo lo publicado para mejor ordenamiento del contenido y para facilitar en esta nueva plataforma la posibilidad de cursos en línea, reuniones virtuales y la creación de una comunidad de lectores con mayor participación. En ese sentido, lanzaremos en pocos días un curso sobre Filocalía de dos años de duración.

Os dejamos aquí, un texto ya publicado en 2009 en este blog, que ahora difundimos desde el sitio en construcción para que vayáis conociéndolo.

Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús.

Nativitas cordis

Publicado en del Hno. Esteban de Emaús, Desde la Ermita, Intercambio y consultas, textos propios del blog, Textos ya publicados | Etiquetado , , , | 3 comentarios

La búsqueda hacia lo Alto

 Esta es la respuesta de uno de los hermanos de Hesiquía blog para la hermana Sole, sobre un comentario que ésta nos hizo llegar:

«Suelo orar con frecuencia repitiendo el nombre de Jesús, o la expresión: “Señor Jesús, ten misericordia de mí” A veces me sorprendo haciéndolo distraída y monótonamente. Intento volver a la Presencia pero me ronda el temor de hacer de esta oración un rito mágico y querer conseguir con ella una paz o una serenidad que tienen que ver más con el bienestar personal que con la gratuidad o el amor sincero. Tengo el peligro de mirarme más a mí que a Él. ¿Cómo salir de mí misma?».

«Querida hermana, le saludo invocando a Jesucristo. Gracias por su comentario que nos brinda la oportunidad de comentar sobre la oración de Jesús y algunas particularidades. 

Lo que usted describe parece ser la experiencia a la que todos llegamos cuando hacemos alguna introspección. Descubrimos lo que ocurre en nuestra mente, advertimos posibles motivaciones, nos encontramos con aquello que siempre busca saciedad y beneficio.

La presencia de eso, que suele llamarse “ego”, detrás de nuestras actividades es algo propio de la existencia humana y su condición actual. Usted dice: “Intento volver a la Presencia pero me ronda el temor de hacer de esta oración un rito mágico y querer conseguir con ella una paz o una serenidad que tienen que ver más con el bienestar personal que con la gratuidad o el amor sincero”

Pues bien, difícilmente encontremos actos propios que sean desinteresados, gratuitos y propios del amor sincero. Por lo general, todo lo que hacemos va mezclado de nuestros propios intereses, incluso aquellos que se dirían más abnegados. Forma parte de nuestra estructura humana actual, esto de buscar para nosotros un bienestar, sea que lo persigamos a través de una apetitosa comida, del reconocimiento social, de la construcción de una casa para vivir o incluso de la oración y la devoción hacia Dios.

En la oración, acto de entrega y confianza, conviene dejar estas y otras cosas en manos de Jesús, de Aquél a quién se invoca. De otro modo, nuestra misma inquietud por la perfección en la oración, podría desviar nuestra mirada del objeto de nuestra invocación. La oración misma irá depurando nuestra mente y a sus motivaciones inherentes. 

En nuestra experiencia, la oración de Jesús hecha con unción, brinda paz y serenidad al alma, ayuda a situarse en una confiada entrega. Nuestras oraciones forman parte de la búsqueda y del anhelo del encuentro con Dios, incluso cuando la hacemos distraídamente. A pesar de que a veces busquemos una solución “mágica” para nuestras desventuras. Nuestra oración siempre será imperfecta, casi siempre nos miraremos más a nosotros que a Él, el portador de la Presencia.

Sin embargo, el valor de la oración no radica en las cualidades de quién la ejecuta, sino en Aquél a quién ésta invoca. Aun cuando con frecuencia nos encontremos mirándonos solo a nosotros mismos, aun cuando no podamos olvidarnos de nosotros para sumergirnos en Dios, el acto mismo de tender hacia Él, basta. Esa imperfecta búsqueda hacia lo Alto, ese deseo de amar más y mejor, son ya una forma de oración».

@ Texto propio del blog

Estimados lectores del blog, cualquier donación que podáis hacer, por pequeña que sea, será de gran ayuda para el sostenimiento de quienes hacemos la página de Hesiquía. Muchas gracias desde ya.

paypal.me/elsantonombre

Publicado en Desde la Ermita, Intercambio y consultas, textos propios del blog, Textos ya publicados | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

Ese llamado profundo

Fragmentos:

Un momento importante de la vida espiritual acontece, cuando se asume que nada exterior puede darnos la felicidad o la paz que buscamos, sino solo Dios. Y precisamente ese Dios que buscamos viene a mostrarse dentro.

La respuesta a los temores, el origen de la alegría sin necesidad de un objeto determinado, el fundamento de las acciones futuras… todo se encuentra ahora en el propio corazón, en el interior más íntimo de lo que somos.

Antes de que esto ocurra, hay un ir y venir incesante en pos de esto o de aquello; un ansia a veces por algo indefinible, un no saber porque se ha enraizado el desasosiego. Esto genera sufrimiento y suele ser posteriormente la fuente de nuestra ira, de nuestra falta de caridad, tendemos a tornarnos hoscos, demasiado serios o críticos en exceso.

Mucha gente cuando escucha hablar de que “el Reino de Dios está dentro de nosotros o junto a nosotros” (Lucas 17, 21) o de que en la respuesta a los acontecimientos ha de priorizarse “lo interior”, tiende a desechar sin mayor análisis lo que allí se dice.

Se imagina que lo aconsejado es permanecer en cierta quietud meditativa o en una pasividad ante la vida que se les antoja insoportable. Nada de eso. Nos referimos a una paz interior que sin embargo permite la actividad, dentro del campo de la propia vocación, con fluidez y eficacia. ¿Cómo es esto posible?

Sin duda requiere de una fe firme, basada en experiencia personal de la acción de Dios en la propia vida. Lo anterior deriva en un sentimiento de presencia, de un estarse junto a Él, que es lo que brinda convicción, fuerza en la acción y tranquilidad en el alma.

Es importante atender a esto de -la propia vocación- porque de otro modo, ejerciendo alguna actividad a la que no hemos sido llamados, se dificulta en extremo el situarse en ese sitio interior que es pacífico y donde se encuentra la claridad.

Es que hemos sido creados, cada uno, de cierta manera y no de otra. Y este modo en que hemos sido formados tiene su impronta, su tendencia, su correcta forma de desenvolverse. La vocación, ese llamado profundo e intransferible, puede ser escuchado más tarde o más temprano, pero estaba ya con nosotros desde nuestro mismo origen. (Jer 1,5)

Y es respondiendo a esa llamada de Dios como se hace posible el bienestar interior y el ordenamiento para bien de la vida exterior. En cierto sentido ese llamado hace a lo más íntimo del ser, nos constituye. Nos hacemos plenamente hijos cuando escuchando la voz de nuestro Padre, le seguimos.

En una ocasión me presentaba yo a un examen y estaba en un bar repasando lo más dificultoso. Se me acerca un hombre muy amable, al que vi surgir detrás de otra mesa. Era un lustrador de zapatos. Tenía sus enseres muy pulcros en las manos y un delantal sobre el cual hacía su trabajo. Me ofrece lustre, le dije que sí, impulsado más por su actitud que por necesidad de brillo.

Conversamos muy amablemente, hizo su tarea a la perfección y con evidente gusto. Al retirarse, me dijo: “yo soy el lustrador de aquí, le doy mi tarjeta por cualquier cosa que necesite” y así nos despedimos.

Lo miré alejarse contento consigo, en paz con todo, me dije: Un hombre que hace lo suyo en su trabajo y que seguramente responde de igual modo con su familia y en las otras áreas de su vida. Alguien que ha encontrado “su molde”. Me sirve siempre su recuerdo, caigo yo entonces en la cuenta, de que más allá de la índole de la actividad que me toque en suerte en un momento preciso, la calidad con que la realice es la vocación superior.

Porque la vocación es aquello que nos ha sido preparado, aquel camino de ser y hacer que nos acerca a Dios. Es preciso encontrar ese camino y seguirlo sin vacilación. Allí alumbra el sentido, el significado de los hechos sucedidos, la claridad para lo por venir.

Un factor muy importante para encontrar la paz del corazón es el seguimiento de la propia vocación. Otro aspecto decisivo, es darnos cuenta de  que la voz de Dios se ha ido manifestando en nuestras vidas, permanentemente, mediante los sucesos que no hemos deseado.  

El Señor nos estuvo hablando a través de los fracasos y de las expectativas no cumplidas.

Porque cuando uno no sigue su propio llamado, fracasa de continuo…

Continúa…

Texto propio del blog

Publicado en Desde la Ermita | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Si pierdo la oración

Me sucede con cierta frecuencia que pierdo la intensidad y la frecuencia en la práctica de la oración de Jesús. ¿Qué puedo hacer?

Puede hacerse algo interior y algo exterior.

En lo interno, conviene preguntarse… ¿en dónde estoy  poniendo la fe en lugar de ponerla en Dios? Porque ocurre que suele coincidir la pérdida de la intensidad y frecuencia en la oración, con un deslizarse nuestras expectativas hacia lo de afuera, hacia lo externo, depositando en alguna cosa, persona o situación la fe.

Es una especie de creencia o de afirmación mental que sostiene que nuestro bienestar y felicidad vendrán, si aquello o esto, ocurre en nuestra vida. No es nada extraño, es lo que acontece con la sociedad en su conjunto. Un estar buscando en la vida de los sentidos físicos lo que falta en los sentidos espirituales.

Es una reflexión que conviene hacer un momento. Es preciso recordarse que la solución a las carencias surge por una apertura de los sentidos espirituales a la percepción de la divina presencia y no por una creciente satisfacción de los apetitos.

La palabra “recordar” que significa vuelta al corazón a la vez que volver a unir es muy significante. Todos tenemos experiencias de un estado de particular unión con aquello que anhelamos en lo profundo. Recordarlas para volvernos a fundar cuando estamos “salidos de nosotros mismos” es importante. Cimentarnos allí.

En cuanto a lo exterior, si se ha perdido un poco el hábito de la práctica o si cuesta retomarlo, sugiero empezar caminando. Darse una larga caminata, un paseo bueno y tranquilo repitiendo la oración mientras se respira distendido, a fin de reconectar con el sentido y el gusto por la oración de Jesús.

Eso suele bastar si previamente se ha reflexionado en el sentido indicado.

Texto propio del blog

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús, textos propios del blog | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Reemplazar un hábito por otro

Estimadas/os hermanas/os en el amor a Jesucristo.

Estamos de retiro en torno a la oración de Jesús, utilizando para ello la espiritualidad de los “Relatos de un peregrino ruso” y la sabiduría que podemos extraer de entre sus líneas. Les dejamos hoy aquí un enlace al día 9 de unos ejercicios que realizáramos a fines de 2012 con otra modalidad sobre el tema. Cualquier lector puede ir a la pestaña superior y hacer individualmente los ejercicios, día tras día, según lo indicado.

Aquí abajo el enlace. Un saludo fraterno para todas/os invocando sin cesar el Santo Nombre del Señor Jesús.

Reemplazar un hábito por otro

Aquí los ejercicios de 2012 completos

Publicado en La oración de Jesús, textos propios del blog, Textos ya publicados | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Dulce comunión constante

Estimadas/os en Cristo Jesús.

Os dejamos aquí un texto que se está usando como parte de la preparación al retiro del Peregrino ruso. Más allá de la espiritualidad de cada uno (con mayor o menor tendencia a la oración de Jesús), puede resultar de utilidad en algún aspecto.

Aquí uno de los textos preparatorios al retiro.


El peregrino ruso camina y reza. Ocasionalmente busca orientación. Con quién sea que se encuentre habla de lo mismo: de la salvación, de la oración, de la soledad y del silencio buscando a Dios.
El peregrino, dedica su vida a encontrar a Jesús en el corazón. Como resultado de esta entrega absoluta, comienza a vivir las gracias celestiales desde esta misma tierra, en esta misma vida.
Pero claro, el peregrino lo había perdido todo. Habiendo perdido todo, entregó lo que quedaba (él mismo) consagrándose a la oración de Jesús.

Nuestra dificultad para llegar a vivir el gozo de la gracia en el corazón, salta a la vista. Creemos que tenemos, de algún modo, nos parece ser poseedores de algo. (Bienes, afectos, decisiones, proyectos, el cuerpo, la mente, etc.) Estas “posesiones” que configuran nuestros deseos y voluntades, se transforman en pensamientos y divagaciones constantes, que son aquello que se interpone entre nosotros y la oración ininterrumpida.
Cuando todos los deseos se unifican en el deseo de Dios, (cuando se busca el Reino de Dios) lo demás se acomoda según la gracia y la vida se hace simple, pacífica y resulta atravesada por una serena alegría, que no se altera por el vaivén constante de las circunstancias.

Es el gozo de los hijos de Dios, que viven en un mundo transfigurado por el Espíritu Santo. Es el mismo mundo de todos, solo que ellos ven a Dios en todo y en todas sus criaturas.

Bueno, de eso trata la vida del peregrino ruso, a eso lleva la oración de Jesús cuando se hace hábito en la mente y llega a penetrar el corazón. Los pensamientos se hacen escasos y funcionales. La alegría sin objeto se hace frecuente y una paz activa es el trasfondo desde el cual se cumplen los deberes y situaciones.
Lo que intentaremos estos días, será tomar contacto con esta forma de oración, (en realidad es un modo de vivir) ya que, si llega a gustarse el toque amoroso de la oración en el corazón, esa vivencia por si sola facilita luego el regreso a la ermita interior.

La gracia fluye todo el tiempo, como decía el apóstol, “En Él somos, vivimos y existimos” (Hechos, 17, 28;) son los pensamientos quienes nublan la percepción de la divina Presencia. La oración de Jesús es la herramienta para silenciar la mente; la loca de la casa en dichos de Santa Teresa.
A diferencia de la recitación de un mantra cualquiera, el Nombre de Jesús penetra las fibras íntimas de nuestro ser y opera una tranformación integral de lo que somos. Cambia nuestra mirada, nuestros hábitos y nuestro modo de relacionarnos con los demás. Si a la repetición del Nombre de Jesús se le aúna el sentimiento de amor a Dios o de necesidad extrema de su ayuda, la oración poco a poco desciende al corazón. Esto quiere decir que encarna en nosotros y deja de ser un esfuerzo para convertirse en una dulce comunión constante.
Veremos si con la ayuda de Dios, podemos acercarnos a esta experiencia durante estos días.

Un saludo fraterno a todas/os invocando el Santo Nombre del Señor Jesús.

Aquí la invitación de una hermana enviada al blog: Paz y bien. Estoy formando una comunidad contemplativa y misionera. Con el nombre: Misioneras capuchinas mensajeras de amor. Si sientes que Dios te llama a la vida religiosa, no dudes en ponerte en contacto conmigo. El carisma de la comunidad naciente, es ser mensajeras de amor y portadoras de la buena nueva a todos los rincones del mundo; sobretodo a los pobres, los vulnerables etc. Para conocer más sobre la comunidad, escríbeme a srinma@outlook.com.
La edad máxima 50 años. Si estás en España, ánimo y dejarte seducir por Él.
Dios os bendiga.

Publicado en Carismas, La oración de Jesús, textos propios del blog | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El combate espiritual (Audio) y aviso

Carta 7 del libro “La oración de Jesús”

Hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Algunos lectores que quieren participar del retiro del pereegrino ruso, pero que tienen dificultad para usar paypal, pueden avisar a nuestro mail, para que les demos los datos bancarios y de ese modo realizar transferencia o depósito.

Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesucristo.

bloghesiquia@gmail.com

Whatsapp 54-351-3095309

Publicado en Audios, del Hno. Esteban de Emaús, La oración de Jesús, Noticias | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Tres cuentas y un collar

  • El contento puede ser usado como indicador de la profundidad de la fe.
  • La percepción de la divina Presencia puede ser usado como indicador del silencio interior.
  • La santa indiferencia puede ser usada como indicador del abandono a la voluntad de Dios.

También puede decirse:

  • El contento indica la profundidad de mi fe.
  • La presencia divina se hace evidente cuando hago silencio interior.
  • Una sana despreocupación surge cuando me abandono a la voluntad de Dios.

Si el contento, la percepción de la Presencia y la santa indiferencia fueran cuentas en un collar, La oración de Jesús sería el hilo que las une y las mantiene en su sitio.

El contento:

Cuando decimos “contento” nos referimos a una actitud de serena y suave alegría, que se asienta confiada en la providencia de Dios y en que todo sucede merced a Su designio. Este designio se sabe o intuye siempre es para bien, sea un bien inmediato o futuro que aún no se alcanza a ver.

Si todo anda bien y hay contento, agradecer.

Si hay dificultades y persisto en el contento, la fe se fortalece.

Si en graves situaciones permanezco en el contento, la fe se torna inconmovible.

La divina Presencia:

Cuando decimos que la divina Presencia es perceptible nos referimos a una experiencia a través de los sentidos y el entendimiento que puede ser fugaz o asentarse como fondo de las demás percepciones de manera habitual o permanente.

Se vivencia como un funcionamiento pleno de los sentidos y de la atención; la belleza se patentiza en la creación (objetos, criaturas y situaciones aparecen nimbadas de una cierta sacralidad) y hay claridad mental. Comprensiones espontáneas del sentido de los acontecimientos no suelen ser infrecuentes.

La divina Presencia siempre está presente (Hechos 17, 28) pero el ruido mental impide su percepción. Cuando estoy en los pensamientos no advierto a Dios en todo y todas las cosas.

La santa indiferencia:

Cuando decimos santa indiferencia, nos referimos a un estado de sana despreocupación activa y responsable.

A una conducta que realiza lo que considera su deber en cada situación, pero que permanece consciente de que los resultados de las acciones dependen solo de Dios.

Esto permite además una mayor eficacia ya que hacemos de manera funcional sin la tensión que deriva de creernos los responsables absolutos de lo que suceda.

“De fundamentos para la espiritualidad del peregrino ruso” © Texto propio del blog

Estimadas hermanas y hermanos quedan dos días para anotarse en el retiro virtual sobre el Peregrino Ruso. Si alguien tiene dificultades para usar paypal, escribir al mail del blog. Haz click aquí por información o escribir por Whatsapp al 54 (Arg) 351 (Cba) 3095309

Publicado en Ejercicio espiritual, nuevo comienzo, textos propios del blog | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios

Contigo en cada instante

Estimado Hermano, un saludo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús. Te respondo debajo de cada párrafo.

Hace algunos años me sentí insatisfecho, un aburrimiento, un vacío que no podía explicar e inicié una búsqueda. Me tropecé con los apotegmas de los padres del desierto y otro material sobre la vida monástica. Pero desde ese momento quedé confundido y hasta ahora he tenido un conflicto interno, entre seguir mi inquietud por la vida religiosa o continuar mi vida en el mundo (como laico). Cada vez que voy a tomar una decisión no encuentro paz ni seguridad debido a este conflicto interno.


Esa insatisfacción que bien describes, ese aburrimiento, vacío etc. es el llamado de la gracia hacia la interiorización. Los materiales con los que “tropezaste”, fueron señales indicativas de caminos posibles a esa profundización de la vida espiritual. El conflicto que siguió, muestra (revela) una oposición de fuerzas en tu alma.

Uno puede unirse a Dios tanto en la vida de consagración religiosa como en la vida como laico. El punto es vivir unido a Dios, en Su presencia en cada instante de la vida.
Allí desaparecemos por así decir (como ego) y nos tornamos intrumentos de Él. Entonces lo primero es buscar esta unión íntima y total con aquél que sostiene todo, si esto se hace, todo lo demás se aclara por si solo. Entonces, por ahora, no busques ni tomar un camino ni otro por fuera (exteriormente) sino establecerte en la sagrada presencia.

Por otro lado cuando empezó mi inquietud por la vida religiosa, surgió un fervor en mí que poco después se apagó porque siempre llevé una vida mundana y me sentí aplastado por todos esos deseos desordenados que hay en mí. Ahora quiero retomar mi búsqueda de Dios, cómo empiezo de nuevo?


Entiende que cuando persigues un deseo mundano, también buscas a Dios, (es decir la paz, la felicidad y la dicha sin sombra) solo que, equivocadamente, el cuerpo y la mente creen hallar la dicha en un objeto material o en una persona o en una actividad o situación determinadas. Como habrás comprobado, esos disfrutes son fugaces y aportan un placer muy breve, luego dejan ansias de repetición que nos encadenan (necesitamos dinero para repetir la situación por ejemplo o una droga o la presencia de otra persona etc.)

El fervor es la señal de la alegría del alma por sentirse en camino al hogar verdadero. La devoción se apaga cuando te crees un cuerpo o una mente y no te das cuenta que eres un espíritu, hijo de Dios realmente y chispa hecha del mismo fuego divino. Es decir, cuando te crees un ser hecho de materia, todo fervor se apaga y todo, todo se hace difícil, más allá de éxitos parciales en la vida. Cuando vives desde el espíritu que eres todo se encamina por sí solo.

Entonces cómo puedo asumir esto?

No tomes decisiones externas por ahora. Encaminate a vivir en la presencia de Dios en cada instante (para lo cual te aportaré mi experiencia en la medida que lo desees) y comienza a leer “La práctica de la presencia de Dios” del hermano Lorenzo. Luego que lo leas me dices que te ha suscitado, dudas etc. y sobre todo si ha sido de tu agrado. Como iniciación es muy adecuado. Si por cuestiones de estilo o afinidad no te sintieras a gusto te recomendaré otros libros muy útiles al mismo propósito.


¿Cómo empiezo de nuevo?:

Nunca se empieza de nuevo. Has de empezar desde donde estás y en el estado en que estás. Estás buscando a Dios en todo momento, a veces lo buscamos por caminos equivocados (el desenfreno, placeres fugaces) y sin darnos cuenta que en realidad es lo único que queremos (Felicidad plena e inmortal).

Elige una frase de tu agrado, una oración o jaculatoria, que te sea entrañable o muy querida y empieza a acostumbrar la mente a ella. (Haz un audio con tu propia voz y escucha con auriculares todo el tiempo que puedas, luego te quitas el dispositivo y la repites con la mente mientras haces otras cosas;  en momentos de angustia repítela con los labios incluso, etc.

Pero tiene que ser una frase que te conmueva, que represente tu corazón hoy y sientas que te acerca a Dios. Luego me cuentas. Te sugiero que participes en el retiro del peregrino ruso (virtual) ya que puede ayudarte a empujar tus ansias de Dios hacia lo más profundo.

Estimado hermano, te mando un saludo fraterno, invocando sin cesar el Santo Nombre de Jesús.

Enlaces recomendados enviados al blog:

Sanación interior con San Juan de la Cruz

Las Moradas de Santa Teresa de Jesús 

Publicado en Intercambio y consultas | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

Aviso sobre el retiro

Muy estimadas/os en Cristo Jesús:

De algunos de vosotros que habéis reservado y pagado para participar del retiro a distancia, no hemos recibido la dirección de correo, que ahora necesitamos para daros la preparación del retiro.

Apenas podáis escribid a bloghesiquia@gmail.com

Aún hay tiempo para anotarse y reservar hasta el 22 de noviembre.

Información aquí

Publicado en Novedades | Etiquetado , | 2 comentarios

¡Oh Señor! ¿Donde está mi amor por Ti?

Dos respuestas a comentarios del post anterior

Es tan difícil separar lo que materialmente nos interesa, y lo que espiritualmente queremos o deseamos, que a veces, como en mi caso, no sabes si realmente existe pureza en tu deseo de Dios, o es el diablo el que anda por medio. Mi deseo en este momento de mi vida, es el de “estar muy a punto”, para mi muerte, para serle grato al Señor, y para gozar en el cielo eternamente de su presencia. Pero una y otra vez, me pregunto. ¿A mi lo que realmente me interesa es ir al cielo?. Y estoy dispuesto a intentar la santidad, con todas mis fuerzas y con la gracia de Dios.¿ Pero hay un deseo noble en esta aptitud?.o es lo tíìco de “Te amo Señor porque te necesito, o te necesito por que te amo.”.

Estimado Alberto:

Cuando usted se autoobserva y se pregunta acerca de sus verdaderas motivaciones o sobre la pureza de su amor a Dios, está poniéndose a salvo del orgullo espiritual merced a la gracia. Esa duda acerca de nosotros mismos nos mantiene en una cierta humildad y prevención para alejarnos de la arrogancia o lo que suele llamarse ego espiritual.

A su vez, hay que evitar obsesionarse con ello, es decir atender demasiado a si esto es totalmente puro o no en mi deseo de Dios, ya que puede ser algo que el ego utilice para desviarlo de la oración o de los impulsos de la gracia.

Los antiguos eremitas del desierto que conocemos por ejemplo a través de Filocalía, insistían mucho en evitar los excesos a derecha e izquierda, lo cual en nuestros tiempos llamamos demasiados escrúpulos o demasiada laxitud o inadvertencia. Lo mejor: Orar y pedir la gracia de la pureza de corazón en todos nuestros actos y actitudes, tanto en aquellos que se dirigen hacia el mundo como hacia la patria celestial.

Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre.

¿Como hacer cuando la llama de amor, la sed y el deseo de Dios que movía nuestra vida espiritual y nos impelía a buscarle se ha apagado? ¿Cuando, a pesar de esforzarnos por centrar nuestra vida en la busqueda de Dios, esta búsqueda se convierte en un esfuerzo y las tentaciones aparecen? ¿Cuando a pesar de esforzarnos por enfocar nuestra vida en la busqueda de Dios , lo hacemos porque racionalmente sabemos que esto es lo que tenemos que hacer porque anteriormente experimentanos la verdad de que Dios es lo unico que puede colmarnos pero esta verdad ahora solo permanece en el area de lo racional pero en el area del sentimiento nuestro corazón se inclina hacia otras cosas , en mi caso el amor de alguna mujer principalmente, y ya no es capaz de experimentar aquella realidad? ¿Como reencender aquella llama del deseo de Dios de manera que volvamos a ser capaces de entregarnos y consagrarnos por entero a El?

Estimado Alejandro:

Por una parte, a Dios gracias que pervive en usted el recuerdo de aquella intensidad en el deseo de Dios; este recuerdo es el modo que El Señor elige para llamarlo, para hacerle saber que aún Le espera y que, aunque nosotros olvidemos, Él siempre está.

Sin embargo no se mortifique en comparaciones; cada vez que caiga en la cuenta de que su fervor o deseo de Dios esta apagado o letárgico, o que su oración no es todo lo centrada que debería ser, deténgase y busque unos pocos minutos al amparo del silencio. (Esto puede hacerse en la oficina, en la casa, hasta en un banco de la plaza si es necesario) Concentre la mente en llamar a Dios como usted está habituado, pero hágalo como si llamara a un amigo que pasa por la vereda opuesta. Clame a Dios Su Presencia divina apoyándose en el sentimiento de carencia que experimenta.

Es decir, llámelo con vehemencia con la voz de la mente y pídale la gracia de aquel amor y deseo que ahora parecen apagados. Tome conciencia del dolor interior que esta distancia aparente con El Señor le genera y lleve la fuerza de ese dolor hacia la voz interior con la efectúa el llamado.

Realice estos breves detenimientos con frecuencia, cada vez que se acuerde de Dios, uno o dos minutos bastarán si está muy atareado, pero verá que no le faltará asistencia. Entregue el dolor de la ausencia a Dios y Él le colmará más de lo que imagina.

Le saludo fraternalmente invocando a Jesucristo.

Publicado en del Hno. Esteban de Emaús, Intercambio y consultas | Etiquetado , , , , | 8 comentarios

Cultivando la Metanoia*

Preparando el retiro

¿Es posible una verdadera transformación de la persona? Me refiero no un cambio parcial o de mampostería sino a una verdadera conversión de vida. Es algo tan escaso, tan difícil de encontrar.

Sin duda es posible. La gracia o la acción del Espíritu Santo junto a un adecuado esfuerzo llevan a la conversión profunda. Esto es a un absoluto cambio en el sistema de creencias que tenía la persona y por ende a una transformación íntegra de la conducta.

No olvidemos que lo que uno cree en verdad no es lo que declama o lo que incluso le parece que cree, sino que la conducta en cada momento y nuestras creencias profundas son lo mismo**.

Pero yendo a tu pregunta estrictamente… para una conversión real, es decir para que suceda la Metanoia, hay un solo requisito esencial e ineludible: Un deseo total, una necesidad de cambio y de unirse a Dios completa de la persona. Este deseo es el fuego necesario para que se consuman todos los obstáculos que impiden la acción de la gracia.

Mientras mis anhelos oscilen entre diversas metas, los cambios también serán variables y por lo tanto superficiales. Es preciso haberse convencido de que solo encontrar a Dios en el corazón es lo imprescindible para obtener la felicidad que buscamos.

Cuando se dice “Nada en el mundo puede saciar el corazón del hombre” o citas similares, se quiere decir que la carencia verdadera del ser humano resulta de la separación de nuestro Padre eterno. El creernos ajenos a Su presencia constante, el sentirnos capaces de hacer por nosotros mismos, sin la mediación de Su voluntad, nos lleva a buscar en los objetos o situaciones la plenitud que nos falta.

No hay nada que nos dé la plenitud, porque la felicidad que buscamos no es de este mundo, es decir, no es del cuerpo sino del espíritu. Este mundo es material, es del cuerpo y a través de él lo percibimos. Nosotros somos Hijos de Dios, nuestra esencia es espiritual. No puede saciarse al espíritu que somos consumiendo materia.

Busca el reino de Dios que lo demás vendrá por añadidura (San Lucas 12:22-31) lo resume todo. Pero nosotros dedicamos la vida a la añadidura y después nos quejamos de no encontrar a Dios dentro.

Sería bueno hacer un intercambio acerca de esa cuestión con los lectores y amigos del blog, ya que en el fuero íntimo, al escucharse estos planteos suele producirse el siguiente pensamiento: “Pues sí, vale; pero si yo no trabajo del día hasta la noche y sino me ocupo de estos y aquellos asuntos, la vida entera de mi familia se desmoronaría…” o similares.

Esto no es así. Precisamente esa creencia de fondo es la que impide la transformación profunda. Cuando la atención integral de la persona se vuelve a Dios o al menos hacia una búsqueda verdadera, todo se encamina como debe y esto beneficia incluso la marcha de las cosas materiales, trabajos, familia y demás.

Hermano… ¿Qué entiende por búsqueda verdadera y por volverse a Dios? ¿Qué es buscar el reino de Dios? De modo práctico le pregunto.

Metanoia: Cambio profundo en el entendimiento o comprensión, con implicancias conductuales. Arrepentirse conscientemente. Giro de 180 ° en la visión de sí mismo, del mundo y de Dios. Diversos sitios en la web enfatizan en uno u otro significado, leer varias versiones puede dar una idea acabada del significado del término.

Continúa en el próximo post.

@ Texto original del blog

Estimadas hermanas y hermanos: Pueden formular preguntas a través de los comentarios o al correo del blog si preferís anonimato, que serán respondidas en los sucesivos posteos, preferentemente sobre este tema que se está tratando. Os saludamos a todos invocando el Santo Nombre de Jesús.

Publicado en del Hno. Esteban de Emaús, Encuentros con amigos, Intercambio y consultas | Etiquetado , , , , | 10 comentarios

Contemplativos en el mundo

Padre Molinié

Estimadas hermanas y hermanos en la oración de Jesús:

Nos han enviado este sitio para incluir en nuestro apartado “Reglas”, que estamos actualizando. Lo hemos revisado y nos parece puede ser de utilidad para algunos de nuestros lectores, así que aquí lo agregamos por ahora. Agradecemos a quién lo envió que nos dijo:

“Este estilo de vida he abrazado y el material allí presente aunque no muy difundido me ayuda a vivir contemplativamente en medio del mundo”.

Contemplativos en el mundo

¿Quienes son? (Contemplativos en el mundo)

Recuerden que el día 12 de noviembre se cierra la inscripción para los retiros del peregrino ruso y al día siguiente os enviaremos instrucciones preparatorias para llegar a ellos con la actitud que más conviene según el trabajo que realizaremos.

Si alguien desea sugerir páginas para recomendar, escriba al mail del blog. Un saludo fraterno invocando a Jesucristo.

Publicado en Enviados al blog, Novedades | Etiquetado , , , , | 10 comentarios

El vaivén de los deseos I

¿Cómo librarse del permanente tironeo o tensión entre el deseo de una vida más simple y de oración y las constantes demandas del medio en que se vive, social, familiar, laboral etc.?

Estimada hermana en Cristo: Antes que nada es preciso darnos cuenta de que esas demandas y esos tironeos son el resultado de opciones anteriores que se han tomado y que dejan su residuo de encadenamiento.

Que las circunstancias obligan es cierto. Pero también es cierto que las situaciones son muchas veces el resultado al que nos han conducido los deseos. Por ejemplo: Yo quisiera quedarme a leer y orar en casa y en lugar de ello debo asistir a una fiesta con tales amistades de hace unos años. En verdad no hay el deber de asistir, lo que obliga es el deseo de no quedar mal con aquella gente.

Entonces ¿que he de priorizar? ¿Mi deseo de oración y silencio o la imagen que quiero tener ante esas otras personas? No negamos los condicionamientos que existen, decimos que hay que revisar y ver, porque muchas veces el condicionamiento es más interior (es decir mental) que exterior.

Siempre que hay conflicto hay fuerzas que se oponen en nosotros. Siempre que hay oposición hay deseos encontrados. ¿Que conviene? Invocar a Dios y pedir que nuestros deseos se adecúen a Su voluntad. Lo mejor: Pedir la gracia del abandono a Su voluntad, un camino en el cual los deseos se van tranquilizando, dejan de activarse de continuo y permanecemos en calma respondiendo a lo que va sucediendo, atentos a la presencia divina.

Un saludo fraterno, invocando a Jesucristo.

Publicado en del Hno. Esteban de Emaús, Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , | 3 comentarios

La perla preciosa

La mente, cuando hemos cerrado todas sus salidas por el recuerdo de Dios, exige absolutamente una actividad que ocupe sus impulsos. Se le dará entonces el “Señor Jesús” por única ocupación y para que responda por entero a su fin.

Esta escrito: Nadie puede decir “Jesús es el Señor” sino es en el Espíritu. Que ella (la mente) no deje de considerar con todo rigor estas palabras en su morada interior para no desviarse en imaginaciones; pues cualquiera que repita sin descanso ese santo y glorioso Nombre en las profundidades de su corazón, llegará a ver algún día la luz que vive en el fondo del alma.

Reteniéndolo con cuidadosa severidad en su interior, el Nombre consumirá todas las manchas en la superficie de su alma con un sentimiento poderoso. Tu Dios – dice la escritura- es fuego abrasador.

Por eso es que El Señor invita a un poderoso amor a Su gloria, ese Nombre glorioso totalmente deseable, fijado en el corazón, ardiente por la memoria del intelecto, hace nacer una disposición para amar en todo tiempo su bondad sin encontrar impedimentos.

He aquí la perla preciosa que se puede comprar, vendiendo todos los bienes y cuyo descubrimiento procura una alegría inenarrable.

Diádoco de Fótice, de “La Filocalia de la Oración de Jesús”, edición de único tomo, puntos 59 y 60.

Publicado en Extractos de Sabiduría, filocalia, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Entrevista con el Padre Tadej

Estimados hermanos y hermanas en la oración de Jesús, aquí les dejamos esta entrevista con el Padre Tadej, que tiene conceptos muy interesantes sobre la oración y la vida espiritual.

Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús.

Publicado en Aportes enviados, De anacoretas, monjes y eremitas | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Reportaje al Prior de la Cartuja

Publicado en Carismas, Descubierto por amigos, Entrevistas | Etiquetado , , , | 5 comentarios

Sobre la oración

Estimados hermanas y hermanos, ponemos a disposición dos textos útiles a la vida de oración. Cualquier consulta acerca de la temática pueden efectuarla en los comentarios o al mail del blog. Un saludo fraterno invocando a Jesucristo.

El arte de la oración

Consejo a los ascetas

Publicado en Enviados al blog, Extractos de Sabiduría, La oración de Jesús | Etiquetado , | 3 comentarios

Acerca de “El retiro del Peregrino Ruso” y audio Carta 6

Estimados hermanos y hermanas en el amor a Jesucristo.
La participación en el retiro a distancia por streaming tiene un costo total de 15 dólares. Hay tiempo para anotarse hasta el 22 de noviembre. Con suficiente antelación se les informará acerca del modo para conectarse y se harán pruebas técnicas unos días antes del retiro.

Los interesados en el retiro presencial, pueden hacer su reserva depositando la suma de 30 dólares en el link que se muestra debajo. Queda pendiente avisarles la suma total que costará en conceptos de alojamiento, alimentación y demás, ya que esperamos a saber el número total de inscriptos para definir la casa de retiros que alquilaremos. Tenemos en vista la casa de dos congregaciones en sierras de Córdoba y dos casas de retiros en la ciudad de Córdoba. Pueden anotarse hasta el día 12 de noviembre.

En ambos casos, para asistentes a distancia y presenciales, se efectuará una preparación espiritual a través de este medio, para llegar al retiro bien predispuestos en la tónica del Peregrino ruso.

Aquí el link para efectuar la reserva:

paypal.me/hesiquiablog


Un saludo fraterno, invocando a Jesucristo.
Equipo del blog Hesiquia

Publicado en Audios, del Hno. Esteban de Emaús, La oración de Jesús, Noticias, Videos | Etiquetado , , , , , , | 7 comentarios

Fuga de situación II

Acerca de hábitos compulsivos

En realidad la fuga hacia las cosas (objetos, personas, situaciones o representaciones) es el remedio equivocado que intenta ponerse sobre el problema que es el siguiente: Que para sentir algo placentero o benéfico o simplemente para sentir algo, necesito de otro u otra cosa que yo mismo.

Es tal el olvido de nuestro ser esencial, que sin agarrarnos a algo desesperamos. Nos hemos identificado con nuestro cuerpo y con el continuo flujo de pensamientos. De tal manera nos hemos acostumbrado a sentir, gracias a la interacción con los objetos, personas, etc. que sin esto a lo que aferrarnos, nos vemos inmersos en el tedio, el sopor fastidioso, el desánimo y a veces la depresión. Basta ver lo que se carga cuando se sale de viaje, para hacerse una idea de este mecanismo de necesidades ficticias.

Las necesidades reales, son pocas. Todo lo demas, se ha generado en esta búsqueda de compensación a que nos referíamos en el mail anterior. Surge un pensamiento con su adjunto de sensación física a lo que llamamos sensación de carencia. Por ejemplo surge el pensamiento: “¿que hago ahora?”, junto con una sensación de cierta tensión en la boca del estómago a la que se puede llamar ansiedad. Entonces, aparecen luego diversas imágenes de recuerdos de anteriores ocasiones y el modo en que fue anestesiada dicha sensación incómoda: Ver algo atrapante en la televisión, comer algo con gusto intenso o realizar esto o aquello según el caso.

Pensamientos y sensaciones van de la mano, por eso en nuestro caso, gente interesada en profundizar en la vida espiritual debido a un anhelo de libertad, fruto del toque de la gracia; esto puede convenir:

Al momento de presentarse el hábito o adicción (cualquiera sea) atender a la sensación corporal específica que sostiene el deseo surgido. Por ejemplo atender al lugar en el que se asienta esta inquietud a la que llamo ansiedad y que me impulsa a comer más de lo debido. Me fijo en esta sensación como si se tratara de cualquier objeto observado (un árbol, una taza o la mesa). Allí, advierto que hay un espacio entre yo (el que observa) y lo observado. Este espacio me brinda una “distancia” interior que tiende a despegarme un tanto de lo que sucede.

En ese momento, en ese espacio interior donde advierto que no soy lo mismo que observo, invocar la gracia de Dios (mediante la oración de Jesús o mediante aquel acto interior que mejor nos sirva para sentir la Presencia divina) siendo consciente de que sin la ayuda de Dios no me es posible sustraerme a ningún hábito o vicio en mi vida. Reconocer cabalmente que sin la gracia soy impotente para transformar cualquier cosa incluida mi propia conducta.

En este momento y en una primera etapa, conviene hacer otra cosa que canalice la tensión interior que no seguir la compulsión o la adicción generará. Por ejemplo en lugar de ver ese programa vacío y poco edificante, aplico mi energía a ordenar con perfección la habitación en que me encuentro etc. Esto es también una compensación, sin duda, pero al menos vamos aprendiendo a evitar ser arrastrados por los hábitos. Con humildad, nos ejercitamos en evitar lo que nos daña el alma.

Habrá una segunda etapa, en la cual no se haga necesario canalizar dicha tensión sino que observaremos tranquilos y en silencio interno como aquel deseo surgido se apaga o pasa de largo igual que una nube arrastrada por el viento. Los deseos son pensamientos y los pensamientos son fugaces. Si nos damos este espacio interior que hemos dicho, se crea también el tiempo para que lo pensado se modifique por si mismo.

Toda verdadera comprensión, (esto es que abarque no solo intelecto sino lo corporal también) lleva a la desaparición del fenómeno investigado. Hace las veces de luz en una habitación oscura, que acaba con temores o pisadas temerosas. La luz todo lo permite, pero es necesario que pase un tiempo hasta que lo comprendido sea asimilado e interiorizado.

Veremos finalmente que estas adicciones vienen a ser finalmente una ayuda del Señor, ya que sin ellas y el deseo de liberarse, no podría uno acercarse a estos temas que acercan a la verdad del corazón, donde habita Cristo y todas las gracias.

Texto propio del blog

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Fuga de situación

Acerca de hábitos compulsivos

Un hermano comentó por correo acerca de ciertas tendencias, entre ellas el hábito de ver series o programas en la televisión de contenido intrascendente o poco edificante y pedía alguna palabra sobre el tema que pudiera servir para mejor comprender estas conductas y su posible transformación.

Estimado hermano en la oración de Jesús:

El tema respecto al que me consultas es muy interesante y abarcador. Sin duda es un mal social endémico que abarca la mayoría de las actividades humanas y de difícil aceptación para quién no está muy interesado en profundizar su espiritualidad. Podemos llamarlo “fuga de situación”.

Ante la sensación interior de carencia de vacío o de temor, se acude a un salirse fuera de sí, poniendo atención en algo que nos permita por su intensidad, olvidar aquella sensación.

Hoy en día la tecnología ofrece muchas vías para fugarse de ello y el olvido de lo esencial se extiende más y más. Sin embargo, tarde o temprano nos damos cuenta que nada fuera, en el mundo, puede llenar el vacío interior y alejarnos de la vejez, la enfermedad y la muerte.

Porque es eso lo que vivimos temiendo y lo que se oculta detrás de todas las carencias y vacíos aunque se disfracen de maneras múltiples.

El creerse un mero cuerpo o una mente que lo habita, a modo de celda en la que permanece, es la raíz de la sensación de soledad profunda que busca compensarse de mil formas. Las series, programas y como ellas miles de productos a disposición, tienen la función de dar intensidad y variadas percepciones a los cuerpos y mentes que han perdido, por hábito cultural, la sensibilidad necesaria para sentir la vida misma y estar saciados con ella.

Dicho de otra forma: Mientras la plenitud no viva en mí, saciando todas mis carencias, cualquier actividad puede tornarse en fuga, en olvido o sueño del alma. El tema central es este, lo que hago… ¿es para obtener una sensación de la cual carezco? Necesito cosas, personas o situaciones para sentirme colmado?

Cuando hacemos para llenar el vacío interno, sucede que nos vinculamos adictivamente a las cosas, personas y situaciones y que “la sed” no se apaga sino que se aviva. Ese lugar interior no siempre fue sede de la ansiedad, la angustia o el tedio. En un antes, que ya nos cuesta recordar, lo habitaba Dios y estábamos colmados de dicha que curiosamente no dependía de un objeto para sostenerse.

No hay salida si hacemos por ansia y para anestesiar el dolor que produce el vacío del alma. En cambio desde la plenitud interior, lo que se hace, en cualquier área de la vida, cobra sentido y viene a cultivar las virtudes espirituales. Desde allí, incluso el esparcimiento o la diversión encuentran su lugar como espacio para celebrar el don de la vida, inestimable manifestación de lo divino.

Es un tema clave, que continuaré contigo en el próximo correo, que te enviaré en unas horas si Dios lo permite.

Texto propio del blog de intercambios por mail

Publicado en Intercambio y consultas, La oración de Jesús | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios