Día 29 – ¡ Que no enmudezca el corazón !

¡No cesaremos de buscarte Señor!

Ejercicio espiritual sobre “El peregrino ruso”

 Para el 19 de septiembre

«Alma cristiana, si no encuentras en ti misma la fuerza de adorar a Dios en espíritu y en verdad, si tu corazón no siente aún el calor y la dulce satisfacción de la oración interior, entonces aporta al sacrificio de la oración lo que puedas, lo que esté dentro de las posibilidades de tu voluntad, lo que esté en tu poder.

Familiariza, ante todo, al humilde instrumento de tus labios con la invocación piadosa, frecuente y persistente.

Que ellos invoquen el poderoso Nombre de Jesucristo a menudo y sin interrupción.

No es un gran esfuerzo, y está dentro de las posibilidades de todo el mundo. Esto es, también, lo que ordena el  precepto del Santo Apóstol:

» Por Él ofrezcamos de continuo a Dios sacrificio de alabanza, esto es, el fruto de los labios que bendicen Su Nombre». (Hebreos 13, 15)

No silencies la ininterrumpida invocación de tu oración, aun cuando puede que tu llamada salga de un corazón aún en guerra consigo mismo y medio lleno por el mundo. 

No te preocupes. Sigue adelante con la oración, no dejes que enmudezca, y no te inquietes.

Ella se irá purificando a sí misma por la repetición. Nunca dejes que tu memoria olvide esto: Mayor es Quien está en vosotros que quien está en el mundo

Dios es mayor que nuestro corazón, y conoce todas las cosas, dice el Apóstol».

del 6° relato en «El peregrino ruso»

_____________________________________________________

Breve comentario y ejercicio

Estimad@s herman@s en Cristo Jesús.

A poner nuestro mayor empeño.

Como si fuera el último día de nuestra vida, hagamos lo que esté en nuestro poder para rezar más y mejor, para avisarle a la mente que un nuevo hábito esta naciendo desde el calor del corazón…

Desde nuestra profundidad surge un anhelo de unión con Dios, una búsqueda amorosa que hemos llevado adelante toda la vida, aunque a veces hayamos creído perseguir otras cosas.

¿Que hemos buscado desde que vinimos a la vida sino el abrazo amoroso de Aquél que nos creó? ¿No nos hemos sentido cautivados una y otra vez por Su misterio?

Cuantas veces hemos dicho: ¡ Amor de mi vida, donde estás que no te puedo encontrar !

Lo hemos buscado tanto y terminaremos diciendo mas tarde o más temprano, como el santo:  «sino que eras tú quien …… estabas dentro de mí, más interior que lo más íntimo mío…» (Confesiones San Agustín)

Os proponemos el siguiente ejercicio para hoy, penúltimo día de los ejercicios:

Sin decir nada, en el más silencioso de los secretos, concentrémonos en mirar  a los ojos a los demás, a los que nos vamos a cruzar durante el día, en el trabajo, la familia, el estudio…

Nada llamativo, discretamente, cuando hablemos, saludemos, entablemos relación, prestemos atención a los ojos del otro. Quizás lo hagamos con frecuencia con algunas personas que amamos; se trata en este caso de hacerlo con el panadero, la verdulera, el taxista.

Miremos los ojos del otro y si lo recordamos, cuando le atendamos, repitamos con suavidad en nuestro interior:

«Señor Jesucristo,  ten misericordia de todos nosotros»

___________________________________________________________

P u l s a   a q u í  

p a r a   c o m e n t a r

10 comentarios en “Día 29 – ¡ Que no enmudezca el corazón !

  1. Me vienen a la memoria las palabras del Salvador; «los ojos son la lámpara del cuerpo. Si tu ojo es puro, todo tu ser es puro.» Mirar con mirada sencilla, simplemente mirar, sin juzgar, sin comprar, buscar la otra mirada… y mirando la mirada en la otra mirada, encontrarme a mí mismo en quien me encuentra.
    ¡Jesús mío, ten misericordia de mí!

  2. Una vez más tengo que pedir perdón , cuando se tiene a un enfermo en casa el hombre propone y Dios dispone.

    Como si fuera el último día es como vivo desde hace seis años, con la enfermedad de mi madre así que por desgracia se de lo que va el ejercicio.

    Pero como de hasta lo malo se sacan cosas buenas decía en una gran pelicula de jose luis garcí a «Canción de Cuna» la priora: ! MIrar es saber amar» y eso mismo creo ya que la muerte es amor ya que es cuando Jesús vendrá a buscarnos para llevarnos a su presencia para vivir eternamente, y como dice la hermana Blanca que nos esta sirviendo de ejemplo en sus comentarios día a día. «No silenciar la ininterrumpida invocación de la oración aunque en ese momento veas que tu madre peor lo esta pasando en su enfermedad, al contrario debo rezar con más fuerza aún y con mayor devoción y fe que jamás lo había hecho. y eso hice yo ayer yos doy de nuevo las gracias, a todos por estar ahi y por la ayuda moral y espiritual que con vuestro comentarios me habeis dado en los peores momentos de mi vida
    Manuel del Hermano Rafael

  3. Que tierno ejercicio ya lo hice la experiencia es maravillosa, pedimos piedad y misericordia por los demás y por nosotros, gracias por el ejercicio…muy hermoso…

  4. ESTIMADO HERMANO: ESTOY POR IMPRIMIR LOS EJERCICIOS Y ME FALTA EL DA 18. PODRAS REENVIARMELO? DESDE YA MUCHAS GRACIAS. UN ABRAZO EN EL SANTO NOMBRE DE JESUS CRISTO

    ________________________________

  5. Mirar a los ojos, por donde se asoma el interior. Somos uno con los demás, y más allá de las palabras que el otro esté diciendo, o de sus gestos, se sale su interior por la mirada, ese interior que es como el nuestro. Las diferencias las hace la mente, porque analiza y clasifica. El corazón no las tiene en cuenta, porque va a lo profundo, donde somos imagen y semejanza de Dios.
    Tendré en cuenta esto hoy, sobre todo cuando vaya a uno de los grupos que tiene su reunión esta noche.
    Y ya casi acabando el retiro, me quedo con las palabras del peregrino, cuando dice: «No silencies la ininterrumpida invocación de tu oración, aun cuando puede que tu llamada salga de un corazón aún en guerra consigo mismo y medio lleno por el mundo.»
    Saber que más allá de cómo estén mis emociones puedo repetir la plegaria y que eso es lo que me toca, porque el resto está en Sus manos, me reconforta, porque repetir la plegaria es algo que puedo hacer en todo momento. Un saludo a todos.

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s