Los falsificadores de Dios

La pequeña comunidad española de misioneros claretianos en París selló sus labios durante 80 años y guardó un secreto que ayudó a salvar la vida de 155 personas durante la ocupación nazi de Francia entre 1940 y 1944. Ubicada en la estrecha calle de la Pompe, número 51 bis, a media hora a pie de la Torre Eiffel, la iglesia de la Misión Católica Española atesora en un minúsculo armario centenares de partidas de bautismo falsas que cuatro sacerdotes de la orden escribieron y firmaron para evitar que el Gobierno de Vichy arrestase a decenas de familias judías.

Impregnados con un intenso olor a polvo y abandono, esos tomos son una prueba de cómo Gilberto Valtierra, Joaquín Aller, Emilio Martín e Ignacio Turrillas pusieron en peligro sus vidas tras acoger a esas personas y facilitar que, con esos nuevos documentos, pudiesen huir del país o garantizarles cierta protección ante las frecuentes deportaciones a campos de concentración y exterminio. Ocho décadas después, el secreto de los falsificadores de Dios rompe las cadenas del silencio y ve por fin la luz.

Lee el artículo completo en el diario “El País”

Claretianos de París y web de la congregación

Quienes somos los Claretianos

5 pensamientos en “Los falsificadores de Dios

  1. Hola hermanos.
    Qué gran historia. La historia de la caridad cristiana en el mundo.
    Yo me he criado en Madrid cerca del Santuario de la Inmaculada Concepción en Argüelles que lo regentan los claretianos. Qué de recuerdos de ellos y de alguno en particular que fue confesor mío.
    De esas historias reconocidas de la II guerra mundial también está “el ángel de Budapest” que se estima que salvó a 5000 judios con pasaporte español falso. Fue considerado por los judíos como Justo de las Naciones.
    Un saludo en el Nombre de Jesús.

  2. Padre José y Hermano Betocuá, gracias por participar siempre. Verdaderamente, necesitamos rescatar tantos verdaderos modelos de conducta que hay en la historia del cristianismo y que sigue generando el Espíritu Santo en todas partes. Nada de lo humano es ajeno a la Iglesia y entre tantos atributos negativos y positivos de nuestra humanidad, el heroísmo y el dar desinteresado, el amor a toda cosa, es un norte para todos. Un abrazo fraterno en Cristo Jesús.

  3. Paz y bien hn@s: Que importante reconocer la labor de muchos monasterios para salvar vidas, tema que sigue vigente ante la persecución actual en muchos paises. Bendiciones

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s