La base del silencio

Destacado

Photo by Jonathan Borba on Pexels.com

… es posible reconstruir parte de la técnica contemplativa de Evagrio a través de las obras de Casiano. Así, según las Instituciones cenobíticas de Casiano: “Este arte divino que nos enseña a mantenernos inseparablemente unidos a Dios, tiene también sus fundamentos y bases…

Estos cimientos se reducen a dos. En primerlugar hay que saber buscar algo que llene nuestra mente y nos sirva para pensar en Dios; luego, encontrar el medio de fijar esta idea u objeto de meditación para mantenernos en ella constantemente”. Al insistir con la actitud adecuada, se abrirán las puertas de la contemplación. Igualmente, recomienda practicar el recuerdo constante de Dios mediante una fórmula modélica que toma de los Salmos; “Todo monje que tiene la mente fija en el recuerdo constante de Dios, debe habituarse a hacerlo constantemente, y con su ayuda, rechazar los demás pensamientos. Es éste un secreto de incalculable valor. Nos lo han transmitido los contados supervivientes de los Padres de la primera edad.

Si queréis que el pensamiento de Dios more sin cesar en vosotros, debéis proponer continuamente a vuestra mirada interior esta fórmula de devoción: «Deus in adjutorium deum intende, Domine ad adiuvandum me festina»Ven, oh Dios, en mi
ayuda, apresúrate, Señor, a socorrerme” (Salmo 69, 2)

Extraído de Nota 451 en la “Práctica de la meditación en Evagrio póntico”