Un confianza absoluta en Dios

«Esta es la clave, que nos eleva: ir simplificando, reduciendo, unificando. Es lo que permitió el ascenso de «el peregrino ruso» y de quienes hablan en Filocalía, una gran sencillez y simpleza».

«Distiende tu cuerpo cada vez que te acuerdes, y haz coincidir esta relajación con una actitud de confianza absoluta en Dios y su Providencia…».

«No pienses nunca que estás lejos del Señor. En Él nos movemos, somos y existimos».

Textos propios del blog