El Amor de Dios

Destacado

Hay dos tipos de amor; el amor natural y el amor espiritual.

El amor natural procede de nuestra naturaleza terrenal y, como tal, está influido por el temor, el apego y el egoísmo. Es un amor interesado que se fundamenta en la felicidad o bienestar que obtenemos de lo que se ama. Puede ser seguridad, una imagen más atractiva de nosotros mismos fundamentada en los valores del mundo o alguna otra causa lo que lo motive.

Es un amor posesivo, que implica el deseo de poseer aquello a lo que se dirige y el temor de perderlo. Cierto es que este amor natural puede adoptar formas más puras, desinteresadas y libres de egoísmo por ejemplo en el amor de los padres a sus hijos o en el fenómeno del enamoramiento en el cual el objeto de nuestro amor se convierte en una reminiscencia de nuestra morada eterna, Dios…

Haz click aquí para el artículo completo

Enlaces de hoy:

El encuentro con el otro como Teofanía (Xavier Melloni)

Feliz Navidad desde el Belén