Gregorio Palamas y el Hesicasmo

Destacado

La espiritualidad hesicasta


El hesicasmo es un sistema espiritual de orientación esencialmente contemplativa que pone la perfección del hombre en la unión con Dios por la oración continua. Pero lo que lo caracteriza es precisamente la afirmación de la excelencia o de la necesidad de la hesiquia, o de la quietud, en sentido amplio, para llegar a esta unión.

El término hesiquia, transcripción literal del griego hJσυχία significa «quietud», «calma», «reposo», «tranquilidad». Hay dos tipos de hesiquia: una exterior y una interior. El exterior consiste en el alejamiento del mundo, de los hombres, del ruido. La hesiquia interior reside en el alma y en sus facultades. Por regla general, supone la hesiquia exterior. Por tanto, el hesicasmo, en su proyecto contemplativo, comprende al mismo tiempo la elección de una forma de existencia adecuada y la búsqueda de un estado de alma habitual al que esta forma de existencia está ordenada.

Dicho de otra manera, la hesiquia, en un primer sentido, significa la soledad y el silencio materiales que favorecen el recogimiento del alma. En un segundo sentido, designa la calma interior que procura la nepsis o sobriedad. Finalmente expresa la paz del alma recogida en sí misma bajo la acción del Espíritu Santo. Y todo ello para alcanzar la unión con Dios mediante la oración continua, la oración pura.

Haz click aquí para el enlace al PDF

Curso de Filocalía

Aquí nuevo vídeo presentación del grupo de estudio sobre fenomenología