Día 4 – Fidelidad a la oración

Virgen Eleusa

Para el 25 de agosto

Breve comentario

Estimadas hermanas y hermanos en Cristo Jesús.

Lo importante del párrafo que ponemos a continuación, siguiendo con el estudio del primer relato de «El peregrino ruso», no es a nuestro entender, la cantidad que se menciona de oraciones, sino la férrea determinación que tiene el peregrino de adherirse a la oración hasta hacerla continua.

Verdaderamente, él desea la oración incesante. Tiene fe y se deja llevar por quién lo guía. Y está dispuesto a poner lo necesario en su búsqueda de Dios.

¿Cuantas horas hemos puesto trabajando incansablemente para comprar aquél objeto que deseábamos? ¿Cuantas horas estudiamos para aquella diplomatura?

Reflexionemos acerca de cuanta energía hemos puesto en nuestra vida, en cosas legítimas pero fugaces, que pasan, y asumamos que no es equivalente lo que hemos aplicado en la búsqueda de la oración.

El peregrino se dedica, consagra su mejor esfuerzo a la tarea. Cada uno puede, en su medida particular, imitarlo en cuanto a dar un salto de cualidad en el espacio dedicado a la oración en nuestra vida.

_________________________________________

«Durante toda una semana, permanecí en mi solitaria cabaña recitando cada día mis seis mil oraciones sin ocuparme de cosa alguna y sin tener que luchar contra los pensamientos; únicamente pensé en cumplir el mandato del starets.

¿Y qué sucedió? Me acostumbré tan bien a la oración que, si me detenía un solo instante, sentía un vacío como si hubiera perdido alguna cosa; y en cuanto volvía a mi oración, sentíame de nuevo aliviado y feliz.

… sólo deseaba estar en la soledad y recitar mis oraciones; tanto me había acostumbrado a ellas en una sola semana. 

El starets, que no me había visto desde hacía diez días, vino para saber qué me sucedía, y yo se lo expliqué.

Después de haberme escuchado, me dijo: —Ya estás acostumbrado a la oración. Mira: ahora has de conservar esta costumbre y fortalecerte en ella…

Al principio sentí fatiga, una especie de endurecimiento de la lengua y cierta rigidez en las mandíbulas, pero nada desagradable; luego noté una ligera molestia en el paladar, después en el pulgar de la mano izquierda que pasaba el rosario, mientras que el brazo se me calentaba hasta el codo, lo que me producía una deliciosa sensación. Y todo esto no hacía sino incitarme a recitar mejor mi oración.

De esta manera, durante cinco días, terminé con toda fidelidad mis doce mil oraciones, y al mismo tiempo que la costumbre, iba recibiendo el placer y el gusto de la oración…»

de “El peregrino ruso”

_________________________________________

Ejercicio básico

Se trata de que al final del día, podamos decir: Hoy he orado mucho más que nunca u hoy he puesto todo lo que tenía para dedicar más tiempo al crecimiento en la oración de Jesús.

Si pasamos de veinte repeticiones a cincuenta será tan importante para nuestro proceso como para el peregrino pasar a doce mil, lo que lo llevó finalmente a la oración del corazón.

Cada uno tiene su medida, como aquella viuda que dio todo lo que tenía aunque fuera poco dinero comparado con lo que aportaban otros.

El ejercicio de hoy consiste en encontrar un nuevo límite, en terminar la jornada habiendo registrado un crecimiento importante, no tanto por el número de oraciones sino por la profundidad y seriedad de nuestro intento.

La gracia de la oración del corazón está disponible para todos, pero nosotros ¿a que atendemos?

_________________________________________

Pulsa aquí para comentar

36 comentarios en “Día 4 – Fidelidad a la oración

  1. Este relato me hace pensar en una oración mecánica, repetitiva, y mi sensibilidad (o susceptibilidad) enseguida levanta argumentos para desecharla o ponerla en menos estima. Sin embargo, soy un ser integral, así mi cuerpo, mi mente y mi corazón deben ser «domesticados» hasta poder actuar al unísono.
    «El ejercicio de hoy consiste en encontrar un nuevo límite, en terminar la jornada habiendo registrado un crecimiento importante, no tanto por el número de oraciones sino por la profundidad y seriedad de nuestro intento.» Y tomo este ejercicio como una llamada de la Gracia Divina.
    ¡Jesús mío, ten misericordia de mí!

  2. No sé si alguien leerá esto pero quiero compartirlo: Estoy realizando el ejercicio, años después de que ustedes lo realizaron; igualmente me siento acompañado leyendo sus comentarios. Mi invocación luego de buscarla mucho es: «Ven Jesús; sostén mi mano, llena mi corazón». En el cuarto día puedo decir, que si bien me cuesta concentrarme, y no experimento sensaciones profundas como las que aquí comentan, (hasta me cuesta hablar en los términos que el resto habla porque me siento poco sincero si lo hago, hasta hipócrita porque mi amor por Jesús es bastante pobre a pesar de mis deseos). Sin embargo, ayer, al final de mis 30 minutos de oración, experimenté una «dulce alegría». No se si es la gracia de la que ustedes hablan, pero me da esperanzas de que mi anquilosado corazón pueda transformarse. Muchas gracias por esta oportunidad.

  3. Hola hermanos : De nuevo me inquieta el pedir tanto por por mi y cambio la jaculatoria en «por nosotros» y me siento mejor.

    También a mi se me viene el dolor de los pecados pasados en la oración y me inquieta,sí pienso, que puede ser un proceso de purificación. Un abrazo en el nombre de Jesús , gracias por estar ahí.

    • Hola Ricardo. Está muy recitar «por nosotros» cuando pides misericordia, no hay inconveniente. Muchos cuando dice «ten misericordia de mí» se imaginan pidiendo en nombre de la humanidad toda. Son formas. Hay que encontrar esa que más nos ayude a estar en oración. Un abrazo en Cristo.

  4. Sigo con dificultad durante la oración por el asalto de los pensamientos. No suelo desarrollar el dialogo interior, al cortarlo rápidamente. Pero el asalto de los pensamientos, como ayer, es feroz, la aridez mortal; la paz y dulzura de los dos primeros días se esfumaron y solo se atisban fuera del momento fijo para la repetición. Aún así, Dios me concede perseverar. Esto hace que no viva un gran entusiasmo, ni gran emoción interior por alcanzar la meta. Pero deseo Orar. Creo que la oración ha de traer más cambio a mi vida que todas mis lecturas y decisiones. Y más comunión y unidad con el Señor que todos los propósitos y devociones.

    • Estimado hermano, en esas situaciones, puedes levantarte y continuar con la oración de Jesús caminando.. Este movimiento corporal suele ayudarnos a moderar las tensiones que el estado de quietud nos presenta como evidentes.
      No hay que desesperar, como dices, el deseo de orar es lo que te acercará a Dios. Ya habrá un día más propicio para la oración en quietud. Por lo pronto, lo importante es tu perseverancia en la oración de Jesús, del modo en que te resulte más favorable.

      Un saludo invocando a Cristo.

  5. «¡No sé cómo agradecer al Señor todo el bien que ha hecho conmigo!» regalándome este retiro espiritual virtual que día a día va restaurando mi corazón.
    Hoy he puesto todo lo que tenía para dedicar más tiempo al crecimiento en la oración de Jesús, considerando mis limitaciones.
    Siento que voy creciendo en responsabilidad en cuanto al número de oraciones y en profundidad saboreando el encuentro amoroso con Dios que me acompaña en este peregrinar como un Padre Bueno y Misericordioso que se apiada de mí, sanando y bendiciendo mi vida.
    Dios nos Bendiga generosamente siempre unidos en el Santo Nombre de nuestro amado Jesús.

  6. Estimados Hermanos, este día me propuse de tomar todos los tiempos que pudiera en hacer la oración de Jesús, y así lo hice, pero me fue muy difícil porque yo laboro en el Santuario más grande del mundo, la Basílica de Guadalupe, y por ende hay muchisisisima gente, con Misa cada hora, de manera que si uno camina por ahí con el gafete puesto pues ya saben preguntas a cada paso, favores, conocidos, etc. Es todo un reto, pero bueno se me hizo más fácil llevando la camándula en la mano, entonces hablaba y cuando terminaba (porque todavía no soy capaz de hacer ambas cosas al mismo tiempo) volvía a la oración de Jesús. Y si, puedo decir que oré más veces que los días anteriores, aunque estoy segura que no llegué ni a mil, pero eso no importa, pues es el corazón más que los números, pienso yo. Así que lo que me sucedió nuevamente (ya me ha pasado otras veces) es que empiezo a sentir un arrepentimiento tal de mis pecados que donde quiera que esté me dan ganas de llorar (como dije antes soy llorona, los mexicanos lo somos en su mayoría), no lo hice en la calle, sin embargo me asalta una duda, se supone que si me confieso los pecados se borran, entonces ¿por qué me viene esto de volver a pedir perdón por mis pecados, y por los de toda mi vida?? una cosa, pido perdón pero con verdadero arrepentimiento, y ya decía mi confesor nuevamente «es arrepentimiento de dos horas», bueno la verdad me lo ha dicho porque lo he hecho enojar a él muchas veces y luego le pido perdón y eso me dice, pero en el caso de la oración, no sé explicarlo pero me viene ese arrepentimiento de no volver a hacer ciertos pecados mortales que hice en mi vida.

    Esto no me da vergüenza decirlo porque me confieso ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión y por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a los Angeles, a los Santos, y a ustedes hermanos de la Fraternidad Monástica Virtual que intercedan por mí ante Dios nuestro Señor.

    Así que mi duda es si esto es de Dios o del demonio que me quiere atormentar con mis pecados???

    Invocando el Santo Nombre de Jesús

    • Estimada hermana Rosa. El dolor por los pecados cometidos, aunque ya hayamos pasado por el sacramento de la reconciliación, suele ser un indicio de purificación del alma. Como si esas lágrimas la fueran lavando hasta dejarla bien limpia y luminosa, mejor preparada para reflejar el amor de Dios.

      Esto es bueno si le sucede en oración y espontáneamente. No es tan conveniente si uno se pone a recordar y a dolerse en un exhaustivo recuento de situaciones y pecados, porque podríamos quedar encadenados a un pasado que ya podemos dejar atrás.

      La oración de Jesús los primeros tiempos, suele llevarnos a un estado llamado compunción del corazón, aquí le dejo un enlace a un post que habla sobre el tema:

      http://laoraciondejesus.wordpress.com/tag/hesiquia-y-compuncion/

      Le mando un saludo fraterno invocando a Cristo.

      • Mi comentario es muy parecido al de la Hna. Rosa. Lloro mucho y hablandolo con mi confesor me dijo lo mismo, que ese dolor es purificacion. Es duro de pasar y no se cuando llegare al fondo, pero le doy gracias a Dios por todo esto.
        Un saludo en el nombre de Jesus y bendiciones para todos.

      • Muchas gracias Hermano, a diferencia de rec1946 yo no siento dolor, por el contrario, primero siento mucho arrepentimiento pero al mismo tiempo un consuelo, me dan ganas de llorar y a veces lloro mucho pero sin dolor, y querido Hermano de hesiquia blog (no sé quien sea) cuando siento esto no me viene a la mente ningún recuerdo de esos pecados, no sé explicarlo, en esos momentos sólo sé que he pecado y siento el arrepentimiento, pero ni siquiera pienso en los pecados, con un ejemplo, pienso en el nombre de la persona pero no pienso en la cara de la persona. Pero gracias por el enlace y gracias por este retiro.
        Invocando el Santo Nombre de Jesucristo.

  7. Hoy en comparación de ayer dedique más tiempo a la oración de Jesús, pude observar que haciéndolo pausadamente palabra por palabra la sensación de alegría y paz circundan todo mi ser, es como gozar al máximo ese momento en que mi alma clama al Rey que está en lo más profundo de mi corazón aqui y ahora.

  8. estimados hermanos, les saludo invocando el Santo Nombre
    Hoy repetí la oración en todo lo que hice durante el dia, me viene y se va pero vuelve a venir. Creo que se va asentando. La media hora que realice de meditacion sentada me costo mas, veo que debe pasar un rato hasta que los pensamientos se van diluyendo dejando paso a la oración. Esta vez fue larga, quizas la postura que tenia no me ayudó mucho. Noté como funciona mi mente, como repetia la oración pero a la vez pasaban los pensamientos, era una pequeña mezcla pero la verdad es que aunque fuera de forma leve la oracion no cesaba.

    No me puse un objetivo de repeticiones, simplemente oré. Y asi continuaré haciéndolo. A veces ocurre durante el dia que me canso, como que necesitara dejar mi mente un poco libre.
    Tambien intento estar atento a todo lo que hago, con tranquilidad pero siendo consciente de lo que hago y a la vez repetir la oración tranquilamente.

    No se si es buena forma de hacer,……

    oraciones

  9. Estimados hermanos, en esta jornada de hoy, sólo puedo decir,que Dios es grande, puedo decir que voy caminando en la oración, que apesar del trabajo del día, estoy logrando no perder esa repetición constante del dulce nombre de Jesús, gracias una véz más.

  10. Al igual que el peregrino a él no le importaba el número de veces sino en poder llegar a una oración continua tal como se lo ordenaba su maestro, y en eso estoy yo tambien animado por saber que estoy cada día aacompañado de hermanos que estamos tratando de llegar a lo mismo a la oración continua estar orando sin cesar,, no se él número de veces que he rezado hoy a pesar de mi metodo hoy he estado rezando sin cesar casi dos horas y si al principio me parecia monotono y cansado luego al tener que dejarlo, para ponerme hacer otras obligaciones necesarias dentro de la casa, me parecía que me faltaba algo, y en cuanto podía volvia a repetir mi jaculatoria
    Manuel del Hermano Rafael

  11. Hermanos en Cristo, me gozo de saber que cmpartimos ademas de la oracion en el Nombre Sagrado, tambien las experiencias, para enriquecernos y crecer……juntos ayudandonos y dandonos aliento, estan muy buenos los comentarios………..y ayudan mucho. Hoy comence con 30 minutos a la mañana, me costo mucho sostener los primeros diez minutos, asi que despues respire profundo e hice nuevamente el intento. Gracia es todo lo que uno recibe, puedo decir que Dios nos espera siempre……..y que importante es el anhelo vehemente y profundo de sentir a Dios en nuestro corazon. Ovbiamente que la paz y la serenidad y el silencio es insistituible para ese momento dedicado a El. Recoger los sentidos y solo dedicarse a repetir el mantra, con sentimiento, dirigiendose a quien sabemos nos ama. Es asi, que nace la flor en la semilla de su Santo Nombre, esa flor que despues que florece, hay que regarla todos los dias, con la oracion del corazon. Bueno asi de hermosa es la vida espiritual. Gracias amigos por estar y por darme fuerzas para seguir. Lo mas importante en mi vida es la oracion y la conversion diaria, de eso estoy segura. Les envio un abrazo a todos en Jesus y Maria. Patricia de Neuquen.

  12. Recorro este camino con gozo, sabiéndome acompañada de ustedes, mis amados hermanos. La oración de Jesús es mi remanso de paz en estos días en los que por razones familiares mi corazón sufre una profunda angustia. Sin embargo, la oración es como un bálsamo, es mi enorme consuelo y mi fuerza.No sé cómo agradecer al Señor y a ustedes toda la gracia que estoy recibiendo. Como lo expresé en otra oportunidad, los siento como a mis hermanos mayores que me guían y sostienen por este camino. Dios nos bendiga en abundancia y unidos en el Santo Nombre de nuestro amado Jesús.

  13. Doy gracias a Dios por este retiro. Desde un tiempo para acá, oro pero siento que mi oración no es suficiente que algo falta. En estos momentos de mi vida, más que nunca necesito de la oración para tener paz en mi alma. Estoy como el peregrino ruso con unas ansias muy grande por la oración. Gracias a Dios y a ustedes queridos hermanos. Una pregunta que significa marana-tha??. Gracias.

      • Perdón: olvidé decir que, ¡Ven, Señor Jesús! era el grito hecho canto en las asambleas litúrgicas de las primeras comunidades cristianas, en el deseo «ya» del retorno del Señor Jesús.
        Cada vez que invocamos su Nombre y lo repetimos en la Oración de Jesús o del corazón, nuestro interior gime – canta – expresa la esperanza en el retorno cierto del Señor, en un «ya – ahora – aquí» desde un exultante gozo por su Presencia en nuestro interior.
        ¡Cuanta riqueza gozar de la grandeza del Señor en nuestra pequeñez!

  14. Estoy tratando de aumentar cada dia el tiempo de oracion, aunque es variable, puede andar de 40 a 60 minutos. No llevo la cuenta de cuantas son, pero son mas de 400 al dia. No puedo decir que mi corazon se siente aliviado o lleno con la oracion, siempre he pensado que eso no es tan importante pero a veces necesario. Simplemente creo fuertemente que el interes debe radicar en dejar abierta las puertas de mi corazon al espiritu para que actue en nosotros muy suavemente, como el susurro que escucho Elias (creo).

  15. Gracias… durante la semana he estado repitiendo la oración de Jesús durante mis aplicación en mi casa y trabajo… hoy, día de mi descanso me esforzare por hacerlo con mayor profundidad e intensidad… Dios les bendiga

    Andrés F. desde Medellín-Colombia

  16. Estoy haciendo este retiro en medio de una gran etapa de trabajo..sin embargo diciendo la oración y pensando en la cara de Jesús…algo hermosos pasó,…Además la historia del peregrino es fabulosa.Vamos por más esto recién comienza…Estamos en la mejor aventura el encuentro con Cristo!

  17. Gracias, muchas gracias. Hasta ahora voy siguiendo lo debido, por supuesto a la manera en que puedo. He llegado a los 600 y aun me cuesta un poco sostenerlo diariamente.Con la gracia de Dios y sus ayuda, continuo.
    Gracias y bendiciones para todos los hermanos/as.

  18. Los textos y la actitud del peregrino me hicieron comprender más profundamente de lo que sabía la importancia de la determinación que hay que tener. Aprovecho en este día para fortalecerme en ella y poner las bases para que no solo solo algo de un día. Un saludo invocando el Nombre de Jesús

  19. No nos ha sido otorgado el control sobre la calidad de nuestra oración. No somos los que oramos en realidad, sino que Él ora en nosotros. Lo que sí tenemos en nuestras manos es la cantidad, la entrega, la disposición. Primero la cantidad, porque las otras vendrán detrás si perseveramos. No importa en sí el número de veces que repetimos la plegaria, sino que tengamos la disposición para hacerlo cada vez más, hasta que sea continua y que se nos meta en el corazón, sede de nuestra vida, así poder vivir desde allí. El Nombre de Jesús resuena por todas partes, en cada célula de nuestro cuerpo, en cada rincón y momento. Sólo que debemos hacer silencio y estar atentos para escucharlo. El mejor modo para mí es poner atención a la repetición, para que mi mente no divague, o para no prestar atención a sus divagaciones, si estas continúan. Hoy es un buen día para aumentar mi repetición con atención. Y cada día es un buen día, cada momento. Siempre se puede volver, siempre se puede estar acá.

  20. CIERTO: LA PRESENCIA DE DIOS SE VA HACIENDO CADA DIA MAS PERMANENTE AL VENIR A LA MENTE EL SANTO NOMBRE. CUANDO UN RUIDO EXTERNO LO INTERUMPE, LA GRACIA LE ACERCA, SOLO HAY QUE DEJARSE LLEVAR POR EL SEÑOR; CUANDO UN RUIDO INTERNO LO INTERRUMPE AUN SE PRECISA DE MENOS VOLUNTAD, LA GRACIA LO ACERCA DE INMEDIATO. MAS NO SE QUE PASARA EN LA NOCHE PUES DUERMO COMO UN CESTO.

    • Hermano! quiero preguntarte a la palabra Maranatha, le agregas Jesùs? o simplemente la repetis asì? xque yo estoy muy insegura , con respecto a esto, y es como que la duda no me deja avanzar, y pido Al Espìritu q me guie, quiza venga de tu experiencia..no lo sè…(dado que hace bastante mi meditacion diaria es con este mantra) Gracias! )

  21. La oración, en la que poco a poco me hago presente es un remanso de paz en la agitación de mi cabeza y de mi espíritu. Según me voy desaciendo de todas las agitaciones me voy haciendo consciente de su presencia. No es la cantidad si no la calidad, yo puedo poner mi esfuerzo y el resto se lo dejo a la Gracia ivina.
    Un saludo de su hermano en Cristo

  22. Realmente cuanto más repito la oración siento un calor en mi corazón y como que va saliendo sola de mis labios en cualquier momento y mucha, mucha paz. Sólo una duda. Si digo «Jesús te amo. Ten compasión de mi, marana-tha» es lo mismo o solo se debe practicar con «Jesús Hijo de David, ten compasión de mi, pecadora.»
    Les agradecería una respuesta al respecto.Pido al Señor que a todos los que anhelamos llegar a la oración contínua nos otorgue su Gracia para lograrlo. Amén. Muchas gracias. Hilda

  23. Si la oracion debe ser nuestro alimento diario y mientras mas saboreamos el alimento mas delicioso nos sabe, asi mismo es la oracion debe ser nuestro alimento diario para enriquecer nuestro espiritu y mantenernos en comunión con Dios y con su Santísimo Hijo

Invoca a Jesucristo y deja tu comentario, puede servir a otros.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s